La Delegación de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos en Galicia (CESM) pide al conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, el cese inmediato de la Gerencia del área Sanitaria de Pontevedra-O Salnés que dirige José Ramón Gómez, por la "situación extrema de trabajo" a la que ha llegado el personal de las Urgencias Extrahospitalarias, de los Puntos de Atención Continuada (PAC) y de los Centros de Salud, "con turnos y agendas totalmente inasumibles". 

El Sindicato Médico denuncia que durante el fin de semana "algunos pacientes tuvieron que esperar hasta cuatro horas para ser atendidos en algunos PACs como el de A Parda, por la permanente falta de personal que atraviesa la Atención Primaria desde hace años", y recuerda la situación vivida este verano en el Punto de Atención Continuada de Baltar-Sanxenxo, "donde se llegaron a atender hasta 500 pacientes a la semana". 

Los delegados sindicales en el Área de Pontevedra añaden que durante el verano se realizaron "más de 3.000 horas ‘voluntarias’, en muchos casos con avisos de apenas 24 horas para entrar de servicio y, en ocasiones, sin ni siquiera haber podido descansar 12 horas entre un turno y otro"

CESM lamenta que esta "situación enquistada desde hace años no se resuelva de una vez por todas, después de haber insistido en la necesidad de dotar de más recursos humanos a la Atención Primaria, y dándose la paradoja de que hay al menos 20 plazas sin cubrir".

La Central Sindical, que ya pidió el pasado mes de agosto la destitución de Gómez Fernández y su equipo, recuerda la "nefasta gestión que realizó en las distintas crisis surgidas por brotes infecciosos de Covid en distintos Sevicios y entre el personal sanitario hospitalario".

Añade al respecto "la grave situación que se produjo en la UCI de Montecelo y el importante conflicto vivido entre los médicos intensivistas y anestesistas; así como el permanente colapso en el servicio de urgencias del hospital Montecelo, la política de contrataciones y cobertura de plazas del personal sanitario con la consiguiente fuga de profesionales hacia otras áreas, la contratación de un nuevo servicio de ambulancia con los gravísimos problemas que ha ocasionado".

Añade que "la gestión del hospital do Salnés ha llevado a un desmantelamiento progresivo con el claro ejemplo de la Unidad de Pediatría, que podría conllevar la clausura el servicio de Partos. Y es que el Distrito Sanitario de O Salnés lleva tres meses sin director, lo que supone una situación intolerable que, a los ojos de los facultativos, denota la incompetencia de la Gerencia". 

CESM Galicia concluye que el hecho de mantener la Gerencia del Área Sanitaria de Pontevedra-O Salnés "no persigue otro fin que el desgaste progresivo de la sanidad pública, en aras a otros intereses".