Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Borrador de los Presupuestos del Estado y Las previsiones ministeriales en la comarca

El saneamiento de la orilla norte de la ría y el Archivo Histórico, planificados para 2022

Cultura prevé licitar el próximo año la rehabilitación de la vieja delegación de Hacienda y Acuaes iniciará las obras en Poio y Sanxenxo | La mayor parte de la inversión, 23,7 millones, para concluir el único tramo en ejecución de la A-57

La antigua delegación de Hacienda, a la izquierda, en plena Ferrería. Gustavo Santos

Todavía no es más que un borrador, sujeto a modificaciones en las próximas semanas en función de las negociaciones con los demás grupos parlamentarios, pero sí marca las prioridades inversoras del Gobierno central para el próximo año. Al margen de hacer frente, y tratar de concluir, los proyectos en marcha, en especial el tramo de la autovía A-57 que discurre por A Fracha, y el paseo peatonal entre Pontevedra y Placeres, el borrador de Presupuestos del Estado para 2022 incluye dos actuaciones que se manejan desde hace meses pero que se podrían concretar el próximo año.

El tramo ya ejecutado desde enero, pero con el acceso cerrado. | // R. V.

El primero de ellos es la rehabilitación de la antigua delegación de Hacienda en A Ferrería para convertirla en el futuro Archivo Histórico, ahora en el paseo de Colón. El Ministerio de Cultura incluye en sus objetivos la “licitación del proyecto”, con un presupuesto global de 9 millones de euros, si bien en 2022 solo se consignan 100.000 euros, para permitir esa licitación.

El segundo gran eje será el saneamiento de la orilla norte de la ría, en Poio y Sanxenxo, un plan impulsado por Acuaes con unos 18 millones de euros, de los que tres aparecen en el borrador del próximo año. Se trata de resolver el problema de contaminación que  afecta a esa zona, mediante la ampliación de la depuradora de Paxariñas (Sanxenxo) y la recogida de los vertidos entre Lourido (Poio) y Nanín (Sanxenxo) sin necesidad de sobrecargar la EDAR de Placeres.

Al margen de estas dos “novedades”, el resto de previsiones del borrador presupuestario son las ya habituales desde hace varios años. La mayor parte de los fondos territorializados consignados se concentra en finalizar el tramo en obras de la A-57-circunvalación de Pontevedra, entre Vilaboa y Marcón. Se lleva 23,7 millones de euros, con el objetivo de finalizar las obras antes de 2023. Pero lo más preocupante es que los otros tramos pendientes (entre Marcón y Xeve y de ahí a Curro, para conectar con la A-57) apenas aparecen en el horizonte del Ministerio de Transportes, con 100.000 euros para cada tramo y ningún calendario de obras efectivas.

Otra “patata caliente” del mismo departamento es la remodelación del nudo de Bomberos de la salida norte de la AP-9. Programada desde 2015, sigue sin ser licitada siquiera. Ahora figura con 2.250.000 euros, más ocho millones más en los ejercicios siguientes, pero su ejecución depende de un convenio con Audasa, que se debe negociar en medio de la polémica por la denuncia europea sobre la ilegalidad de las prórrogas de las concesiones.

Baja ejecución

Las cifras e inversiones que figuran cada año en el presupuesto (o borrador, en este caso) del Estado no significan, en la práctica, un compromiso en firme y certificado de lo que finalmente se ejecuta. Así se pone de manifiesto en los informes periódicos que el Gobierno central eleva al Congreso sobre el nivel de ejecución real de este documento. El último de ellos, referido al primer semestre de 2021 y solicitado por el grupo parlamentario del PP, revela que en esos seis meses apenas se ejecutó en el municipio el 30% de lo que el Estado denomina “compromisos” territorializados, y que se concretan en cinco “proyectos vivos”.

Son la A-57-circunvalación de Pontevedra en el tramo Vilaboa-A Ermida, en ejecución desde hace seis años; dos más: A Ermida-Pilarteiros y Pilarteiros-Barro; la reforma del nudo de Bomberos y el paseo entre Pontevedra y Placeres.

Todos ellos suman un nivel de “compromiso” presupuestario de 23,6 millones de euros, mientras que las “obligaciones reconocidas” suman apenas 6,4 millones, el 27% del total. Eso sí, gran parte de los fondos se concentran en la obra de la autovía A-57 por A Fracha, con 21,5 millones previstos en el primer semestre de este año, pero solo ejecutados 6,2. Ahora aparecen para 2022 unos 23,7 millones más.

El nudo de Bomberos también aparece sin abono alguno, mientras que el paseo a Placeres contaba con 1,5 millones, pero los pagos a lo largo de este ejercicio son inexistentes. A estas actuaciones, habría que añadir otras que figuran en el balance pero que nunca llegaron a materializarse en proyectos concretos. Unos de ellos es la hipotética prolongación de la A-57 hacia el sur, hasta conectar en Ponteareas con la A-52 a Madrid. Con una previsión de 1,7 millones este año, las obligaciones comprometidas son nulas, lo que refrenda que esta supuesta autovía no tiene visos de salir nunca adelante.

Paseo "atascado"

Otras actuación “atascada” en la ciudad y que asoma de nuevo en el borrador presupuestario es el paseo peatonal entre Mollabao y Placeres. Adjudicado en 2019 por 2,5 millones, figura para 2022 con 1,7 y con el reto de que pueda estar acabado el próximo año. Para ello, Costas debe resolver el entramado administrativo que tiene enmarañadas desde hace meses estas obras. Tras ejecutarse el primer tramo, mediante una nueva acera ocupando un carril de la autovía de Marín (con una solución similar al paseo ejecutado en su día por el Concello de As Corbaceiras a la rotonda de Malvar), resta por realizarse el recorrido más complejo, ya que debe discurrir por una pasarela sobre el mar. Deficiencias detectadas en el diseño de los pivotes han obligado a reelaborar por completo el proyecto y el resultado final es que el presupuesto excede, con mucho, el 20% de aumento que establece la ley para aprobar un proyecto modificado y mantener la adjudicación inicial.

La consecuencia es que desde hace meses no hay obra alguna en esa zona y tampoco se puede abrir al público el tramo ya ejecutado, ya que forma parte de un proyecto único (desde Mollabao hasta Placeres) que no se podía dividir para utilizarlo de forma parcial.

Con el nuevo proyecto en la mano, entre el nudo de Mollabao y la pasarela de las mariscadoras, el presupuesto de ejecución es bastante más caro de lo que se adjudicó en su día a la empresa San José, por lo que Costas tiene abierta la puerta a rescindir ese contrato con esa constructora y licitar de nuevo las obras. De este modo, la compañía podría entregar al Estado el tramo ya ejecutado y permitir así su reapertura, un trazado totalmente vallado y que comienza a mostrar los efectos del paso del tiempo.

Sin embargo, fuentes oficiales apuntan que “aún no hay una decisión oficial” adoptada al respecto. Aunque todo apunta a que se “rescindiría amistosamente” el contrato con San José para licitar de forma independiente lo que resta de obra, “cabrían otras fórmulas jurídicas”. Por ello, aún no hay fecha para abrir el paseo ya realizado.

Este paseo dio sus primeros pasos en 2010, cuando el Concello ejecutó el tramo existente desde hace una década, pero que finaliza en la rotonda de Malvar. En 2019, el Ministerio para la Transición Ecológica asumía su prolongación hasta Placeres, aprovechando la pasarela de las mariscadoras y adjudicó la obra a San José por 2,5 millones de euros. El proyecto establecía un primer tramo de 1,2 kilómetros similar al existente, con una acera a lo largo de un carril de la autovía; y un segundo de casi 800 metros con una pasarela sobre el agua, donde surgió el problema, ya que el pilotaje previsto no se ajustaba a las necesidades de la actuación.

La adaptación de este tramo encarece los trabajos más de un 20% del importe total de la adjudicación, tope que impone la Ley de Contratos del Sector Público para aceptar un modificado. La idea que está sobre la mesa de Costas es dar por concluida la adjudicación a San José, recepcionar lo ya realizado (para así poder abrirlo al público) y licitar la fase pendiente con un nuevo proyecto. Pero aún no se ha tomado la decisión final.

La reparación de la cubierta, primer paso

El Ministerio de Cultura, encargado de gestionar la antigua delegación de Hacienda, ha entablado conversaciones con la Xunta para plantear un posible uso compartido de este inmueble tanto para los archivos estatales como los autonómicos. En principio, no se plantea mantener como archivo la sede actual del paseo de Colón, que quedaría para otros usos. Cultura confía en disponer en pocas semanas de todos los informes sobre el estado y capacidad de la vieja delegación, tras el análisis técnico realizado en su día. Esa inspección comprobó el número de kilómetros de archivos que caben en el edificio, los desperfectos que pueda presentar el inmueble y los elementos patrimoniales que se deben conservar. A la espera de esos informes, el Gobierno ya ha decidido reparar el tejado, para evitar que aumente el deterioro de un edificio sin uso desde hace siete años. La humedad es el principal enemigo y por eso se han reservado 400.000 euros para acondicionar la cubierta “ya que se use como AHP o para otro destino, es necesario preservar su integridad”.

Ampliar el nuevo Muelle Comercial y actuaciones Puerto-Ciudad

El Puerto de Marín aparece en las previsiones de Puertos del Estado con 7.990.000 euros para el próximo año, de los que casi tres se reservan para las obras, ya en marcha, de la prolongación del nuevo Muelle Comercial. Por su parte, las denominadas actuaciones Puerto-Ciudad recibirán 1,2 millones. El resto de fondos se destinan a la mejora de calados (327.000 euros), mejora de pavimentos (275.000), actuaciones en el sector pesquero (392.000), en seguridad marítima (179.000) y en accesibilidad viaria (404.000), así como otras partidas de menor entidad. Por su parte, sin asignación específica más allá de la provincia, el Ministerio del Interior reserva 320.000 euros para obras de la Policía Nacional y otros 50.000 para la Guardia Civil, mientras que el Ministerio de Transportes consigna 150.000 euros para el convenio con la Diputación para la rehabilitación y musealización de varios yacimientos de la provincia, que incluyen al Castro da Subidá (Marín), el de Castrolandín en Cuntis y el de A Lanzada (Sanxenxo). En materia ferroviaria, además de actuaciones en el Eje Atlántico entre A Coruña y Vigo, el borrador presupuestario presentado ayer por la ministra de Hacienda en el Congreso mantiene “viva” la Variante de Cerdedo, que afectaría a Campo Lameiro y Barro, entre otros municipios, con una partida testimonial de 98.000 euros.

Compartir el artículo

stats