Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Maquieira nRicardo Herrero | Guardia civil condecorado | Guardia civil condecorado

Los ciberdelitos crecen un 16% y ya son uno de cada tres investigados por la Guardia Civil

Las estafas “son ahora un poco más sofisticadas y con menos apuro para el delincuente”, asegura el comandante de Pontevedra, en el acto de celebración del 12 de octubre

Un momento del desfile, en la celebración del día de la patrona de la Guardia Civil en la Comandancia de Pontevedra. | // G.S.

Los ciberdelitos han aumentado un 16% en lo últimos meses, aseguró la subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, en el acto de celebración de la patrona de la Guardia Civil. En la festividad de este 12 de octubre en el cuartel de Pontevedra, la representante del Gobierno en la provincia señaló que los delitos que se producen en Internet “cada día crean mayor sensación de inseguridad entre la ciudadanía”.

También incidió en esta cuestión el comandante de la Guardia Civil de Pontevedra, Simón Venzal, quien en su discurso indicó que una de cada tres infracciones penales registradas por el instituto armado en Pontevedra se basa “en el engaño, fundamentalmente a través del espacio virtual, buscando el exceso de confianza y los poros de los sistemas ciberseguridad”. El coronel Venzal apuntó además que las estafas “son ahora un poco más sofisticadas y con menos apuro para los delincuentes”.

Ante la variedad de actividades criminales en este ámbito y en el proceso de “adaptación permanente, para hacer frente a los retos tanto a nivel nacional como por esta comandancia, estamos haciendo hincapié en más preparación, para dar la primera respuesta en los puestos de la Guardia Civil”, dijo el comandante, actualmente con la creación de los denominados Equipos @, “para potenciar la investigación, el análisis y la atención específica a las víctimas de los delitos en las redes virtuales”, que en la comandancia de Pontevedra ya está operativo.

Venzal también apuntó la creación de equipos especializados en los distintos aspectos relacionados con la violencia machista, con atención a las víctimas, valoración del riesgo, seguimiento de los casos y elaboración de los informes para los procesos judiciales.

El comandante anunció que “en este empeño por el compromiso de servicio dimos también los primeros pasos para abrir nuevas oficinas y Atención al Ciudadano en Vilanova y Bueu, que esperamos poder ver funcionando a pleno rendimiento en breve”.

Un momento del desfile, en la celebración del día de la patrona de la Guardia Civil en la Comandancia de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

Nuevas plazas

Por su parte, la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, subrayó que el Ejecutivo central acaba de convocar 2.100 nuevas plazas en el instituto armado, con una tasa de reposición del 115%.

También señaló la necesidad de incorporar más mujeres al cuerpo. “La igualdad debe ser una meta y continúa siendo una materia pendiente de nuestra sociedad, pero no dudo de vuestro compromiso y esfuerzo para hacer de este país un espacio cada día más seguro para la mitad de la población”, indicó la subdelegada.

En este acto se condecoró a 24 personas, agentes de la Guardia Civil, de la Policía Nacional y también civiles, por distintas acciones a lo largo del último año. Entre ellos fueron condecorados los agentes que detuvieron a dos de los tripulantes del primer narcosubmarino interceptado en la costa, cuando trataban de huir por tierra, así como a los dos agentes que evitaron el ahogamiento de un ciudadano y salvaron la vida de un bebé. Larriba recordó también a un agente del Subsector de Tráfico que este año perdió la vida en acto de servicio.

“Después de salvar al bebé empecé a temblar, acabé muy alterado”

Ricardo Herrero salvó la vida a un bebé que no respiraba. La madre del pequeño acudió a los agentes en estado de crisis con el pequeño inconsciente en sus brazos. El agente le realizó maniobras de reanimación hasta que el bebé dio signos de recuperación. “Actué por instinto, pero después de recuperarlo empecé a temblar, acabé muy nervioso y muy alterado” , admite el agente.

“Durante un tiempo pensamos que se moría”

El agente Javier Maquieira se encontraba en un restaurante de Vilaboa cuando otro cliente sufrió un atragantamiento por el que estuvo a punto de morir. Realizó maniobras de reanimación durante al menos 45 minutos, recuerda. “Con la punta de los dedos conseguí finalmente extraerle un trozo de carne que le obstruía las vías, pero durante un tiempo pensamos que se moría”.

Compartir el artículo

stats