Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aprender a convivir con la psoriasis

La dermatóloga María Teresa Abalde en el Hospital Provincial. Rafa Vázquez

Conocer su enfermedad, cómo puede evolucionar, así como aprender a convivir con ella y tener las herramientas suficientes para gestionar el impacto emocional que supone su diagnóstico. Estos son los principales objetivos con los que hace dos años el servicio de Dermatoloxía del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (CHOP) creó la Escola de Psoríase para pacientes.

Tras el parón obligado por la llegada de la pandemia del COVID, los profesionales retomaron recientemente los talleres con los pacientes afectados por esta patología, de manera que ya pueden volver a trabajar los diferentes aspectos en los que la enfermedad condiciona su vida y resolver sus dudas.

La doctora María Teresa Abalde es una de las impulsoras de esta iniciativa que, además de humanizar la sanidad también pretende empoderar al paciente, dándole las herramientas necesarias para que conozcan su patología. Así, esta dermatóloga destaca que “antes de la implantación de la escuela, durante un tiempo tuvimos un buzón en el servicio en el que los pacientes podían depositar sus sugerencias de forma anónima o preguntas e inquietudes, y este el guión que seguimos para hacer los talleres en la actualidad”.

Un proyecto pionero

Este es un proyecto pionero en el complejo pontevedrés que sigue la estela de otro puesto en marcha, precisamente, también por el servicio de Dermatología, dirigido por la doctora María Ángeles Flórez Menéndez. Y es que la implantación de la Escuela de Dermatite Atópica a finales del año 2016 abrió un camino que hasta la fecha no se había explorado.

En este sentido, la doctora Abalde “viendo los excelentes resultados de aquella iniciativa y que registraba una muy buena acogida tanto para los profesionales como para los pacientes, desde la unidad de Psoriasis empezamos a barajar la posibilidad de crear unos talleres específicos para nuestros pacientes y así nació esta otra escuela”, comenta la facultativa especialista.

Este tipo de patologías tienen repercusión a nivel social, provocando dificultades para interactuar o para encontrar un trabajo

decoration

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que se caracteriza por la aparición de lesiones rojizas escamosas preferentemente en codos, rodillas y cuero cabelludo, y que tiene la posibilidad de afectar a uñas y articulaciones. En concreto, esta patología afecta a un 4% de la población del área sanitaria de Pontevedra-O Salnés, de manera que en la actualidad, aproximadamente unas 12.000 personas conviven con ella en el área y, más allá de su afectación física, tiene un profundo impacto emocional en el paciente.

A este respecto, la doctora Abalde señala que “a nivel psicológico, cuando pensamos en esta esfera nos quedamos limitados a la ansiedad o depresión que puedan sentir estos paciente, pero si lo contemplamos en un nivel más amplio, este tipo de patologías tienen repercusión a nivel social, provocando dificultades para interactuar con otras personas, para encontrar un trabajo y poder desarrollarse de forma completa”.

Es por esto que en la última sesión de la escuela, celebrada la semana pasada, los pacientes tuvieron la oportunidad de trabajar con el apoyo de una psicóloga que llevó a cabo un taller para la gestión de las emociones. Asimismo, se contó por primera vez con la colaboración de un profesional del servicio de Reumatología para abordar la artritis psoriásica

Causas y comorbilidad

La dermatóloga María Teresa Abalde indica que, a día de hoy, se desconoce el origen como tal de la psoriasis. Así, esta profesional del CHOP apunta que “sabemos que es una enfermedad autoinmune, con un componente genético y que puede estar desencadenada por distintos factores, pero el por qué, qué es lo que está mal en el sistema inmune del paciente, a día de hoy, no se sabe”.

Lo que sí han revelado los últimos estudios al respecto de esta patología es que “los pacientes que se ven afectados por esta enfermedad tienen más riesgo de desarrollar otro tipo de patologías asociadas, lo que denominamos comorbilidades, como pueden ser la hipertensión, la diabetes o problemas a nivel cardiovascular. Y estas cuestiones también se abordan en los talleres”.

La doctora Abalde pone en valor iniciativas como la de su servicio a la hora de crear la Escola de Psoríase y señala que “no es difícil de implantar y considero que se podría aplicar a muchas más patologías crónicas. Simplemente hay que darlo a conocer entre los pacientes y estar dispuesto a trabajar con ellos interactuando, porque tenemos comprobado que el feedback es muy bueno”.

María Teresa Abalde también es responsable de la Unidad de Atención a Psoriasis de Pontevedra, una unidad que en no pocas ocasiones a sido galardonada a nivel nacional, un hecho que, en su opinión, “refleja que funciona bien y que los pacientes están satisfechos”.

Compartir el artículo

stats