Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Cruceiro se muda al local de enfrente

La popular tapería de las Cinco Calles cambia de ubicación en la misma plaza

Las hosteleras María Teresa y María del Carmen Veiga con una de sus trabajadoras, Mina. | // GUSTAVO SANTOS

Tras casi dos décadas de andadura en las Cinco Calles, las hermanas Veiga no quieren cambiar de plaza. “Nos gusta este sitio, desde siempre hemos estado muy cómodas aquí”, confirman estas veteranas hosteleras que iniciaron su aventura en el sector hace tres décadas y que este fin de semana “estrenaron” su nuevo local, a solo unos metros de la anterior tapería O Cruceiro.

“Solo nos cambiamos al local de enfrente, pero conservamos el nombre de O Cruceiro que es con el que nos conoce todo el mundo”, explica María del Carmen Veiga Ruibal, que hace un balance muy positivo de casi veinte años al frente de la principal tapería de las Cinco Calles.

“La experiencia ha sido muy buena”, recuerda, “O Cruceiro me dio mucho pero hay que trabajar con tesón y dándolo todo”. Y es que si algo reconocen los clientes es “la amabilidad y que son muy trabajadoras”, explica uno de los asiduos al local, “porque de hecho durante la pandemia a muchos de nosotros nos solucionaron la vida”.

Y es que con el arranque del confinamiento las hermanas cerraron uno de sus locales pero multiplicaron desde el primer día el servicio a domicilio. Sobre su bici, María Teresa Veiga llevó cientos de menús a los clientes que durante semanas no podían salir de sus domicilios o preferían no hacerlo.

Han implementado un pequeño asador con el que propondrán uno de sus platos estrella, el chuletón a la brasa. Con las carnes, los mariscos “es lo que más nos piden y lo que más vamos a trabajar ahora”, avanzan

decoration

“El reparto a domicilio es ahora muy importante y lo vamos a seguir manteniendo”, avanza María del Carmen Veiga, “en el nuevo local”. Éste abrió sus puertas con el nombre de La Almiranta, pero “se cerró con la pandemia y reabrimos ahora”, explican las hermanas.

Han implementado un pequeño asador con el que propondrán uno de sus platos estrella, el chuletón a la brasa. Con las carnes, los mariscos “es lo que más nos piden y lo que más vamos a trabajar ahora”, avanzan.

Por lo demás, se proponen seguir con la comida casera que les ha dado fama. “Nos gusta respetar el producto; y desde siempre hemos cocinado como lo hacemos en casa, yo cocino como si fuese para mi”, subraya María del Carmen Veiga.

Está orgullosa de sus clientes (entre ellos, caras conocidas “como Gran Wyoming o Xabier Fortes”, explica) pero también “del mucho empleo que hemos dado en estos años, porque aquí ha trabajado mucha gente”, una trayectoria de esfuerzo y atención que ahora coge un nuevo impulso desde el otro lado de la plaza.

Compartir el artículo

stats