La Policía Local de Cambados ha imputado a un joven de Sanxenxo como presunto autor de un delito contra la seguridad del tráfico tras haber causado supuestamente un accidente a primera hora de ayer. Según fuentes consultadas, el siniestro se produjo después de que el joven intentase un adelantamiento ilegal, y además carecía de seguro y no había pasado la inspección técnica obligatoria (ITV).

El siniestro se produjo en la carretera PO-550, entre la salida de Cambados y Castrelo. Ocurrió sobre las 7.30 horas, cuando el joven, que supuestamente conducía un Seat León, intentó adelantar un pequeño camión frigorífico que se dirigía a O Grove con una carga de marisco en una curva y en un tramo de la carretera con línea continua. Según los servicios de emergencias, cuando trataba de rebasar el camión se encontró con otro turismo de frente, por lo que según el testimonio recabado por los investigadores realizó una maniobra evasiva hacia su derecha y chocó lateralmente con el camión.

Según las mismas fuentes, eso hizo que el camionero perdiese el control de la trayectoria y se saliese de la calzada. El camión chocó entonces contra tres turismos que estaban estacionados en el arcén, y terminó empotrándose contra el cierre de bloques de una finca. Los daños materiales fueron muy cuantiosos, si bien no hubo que lamentar heridos.

Se da a la fuga

Mientras tanto, el joven de Sanxenxo emprendió la huida pero no pudo llegar muy lejos, puesto que su coche no daba más de sí tras la colisión con el vehículo de mercancías. Por ello, según las fuentes consultadas, lo dejó aparcado a escasa distancia del siniestro y huyó a pie.

Había cinco vehículos dañados en mayor o menor medida (seis si se incluye el León del presunto causante), dos muros tirados y un poste del alumbrado público también casi destrozado. Las tareas para despejar la zona obligaron a cortar a la circulación el carril de la carretera de sentido hacia Sanxenxo hasta las 13.30 horas.