El presidente del Partido Popular de Pontevedra, Rafa Domínguez, ha comparecido este martes en rueda de prensa para mostrar su apoyo a que la planta de Ence en Lourizán pase a formar parte del suelo de la Autoridad Portuaria de Marín, tal y como proponen los trabajadores. Hace una semana, Domínguez mencionaba la posibilidad de una solución jurídica: “Entendemos que esta postura es lógica al estar en juego el trabajo de 500 familias. Es una propuesta que solventaría las dudas que ahora preocupan tanto a las familias”.

Sobre la solución jurídica, Domínguez entiende “que es la única solución viable en este momento”: “Hemos de ser realistas. Lo dijeron ayer los sindicatos y lo compartimos: no va a haber traslado. Ence o sigue aquí o se cierra. No hay otra alternativa para las familias y la ciudad”. El popular ve con “esperanza esta posibilidad”: “Un informe favorable del Consello Consultivo, al que la Xunta le ha remitido esta petición, es un paso fundamental para que se pueda salvar el empleo de tantas familias”.

Por ello, Domínguez, haciendo referencia al impacto de un posible cierre de la factoría, ha asegurado que sería “absolutamente ilógico que el alcalde pusiera trabas a esta solución, que tendrá un beneficio directo e inmediato en nuestra ciudad”: “Esperemos que piense más en las familias que en su posicionamiento político”. Pero también le ha pedido al PSOE que valore esta posible solución: “Estamos hablando de no dejar en la estaca a tantas y tantas familias de Pontevedra”.

Por último, el presidente de los populares ha querido hacer una petición, ante una situación “muy tensa, ya que 500 familias se van a la calle por la decisión de un alcalde”: “Este hecho no justifica de alguna manera que las manifestaciones no sean de manera pacífica. Así como que exijo que el alcalde respete a las 500 familias que se pueden ir al paro, siendo sus declaraciones muchas veces despectivas hacia los trabajadores, llenas de rencor y casi siempre hechas desde la prepotencia y el desprecio”.

“Por lo tanto, pido a todo el mundo que rebaje la tensión: todas las manifestaciones son aceptables si se ajustan a la legalidad; pero también quiero llamar la atención a Lores y exigirle el respeto a unas familias que ven su futuro peligrar. Llamar a los trabajadores “Enceborroka” no ayuda a rebajar la tensión y le recuerdo que sigue siendo el alcalde de todos, incluso de los que quiere dejar sin trabajo”.