Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una alumna del Luís Seoane con pérdida auditiva se queda sin intérprete en el aula

Uxía Souto y su madre, Silvia Solla, frente al instituto de Monte Porreiro. Gustavo Santos

Desde los dos años Uxía Souto convive con la pérdida auditiva. El ruido de un avión o de un tren es lo primero que esta joven puede escuchar sin audífonos y desde cuarto de Educación Primaria siempre ha contado en el colegio con un recurso fundamental para ella: una intérprete de lengua de signos.

En la actualidad, esta joven pontevedresa tiene 14 años y estudia en el IES Luís Seoane que, para sorpresa de su familia, este año ha decidido prescindir de la figura de la intérprete. Silvia Solla, su madre, cuenta que “el argumento que nos dieron desde el centro educativo es que lo consideran innecesario, porque es un apoyo al que no se le iba a sacar partido”.

Solla, que presentará en los próximos días varios escritos ante el instituto, la Xunta de Galicia y la Valedora do Pobo, afirma que esta es una situación injusta y discriminatoria para las personas que, como su hija, necesitan este tipo de recursos en la escuela pública y señala que “sin el apoyo de un mediador comunicativo o una intérprete de la lengua de signos, para Uxía este curso será un año perdido”.

La madre de esta joven pontevedresa explica que, a pesar de que su hija cuenta con audífonos, “esto tan solo es un amplificador y, a su vez, los ruidos son molestos, por lo que para comprender necesitan la ayuda de la lengua de signos y ella no es la única con pérdida auditiva en el instituto”.

Compartir el artículo

stats