Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las dos visiones de la reforma urbana

Opositores al plan para Monte Porreiro, durante la manifestación del pasado viernes. Gustavo Santos

El proyecto de reforma urbana de la calle central de Monte Porreiro ha generado dos visiones sobre la misma obra en el barrio. El plan, anunciado por el Concello de Pontevedra pero que no tiene todavía un diseño definitivo, ha originado dos movimientos sociales de partidarios y detractores y reabre, en un nuevo escenario, el viejo debate sobre la reforma urbana y la peatonalización.

La asociación de vecinos O Mirador lidera la oposición al proyecto. El pasado viernes, el colectivo que preside Carlos Diéguez expresó su malestar con una manifestación. Estos vecinos rechazan el proyecto del Concello de Pontevedra por cuanto que cortaría el tráfico en el “eje transversal de este barrio”, como es la calle Alemania.

La asociación vecinal solicitó en su momento al Concello un estudio sobre el tráfico en la zona, para lograr su reestructuración, dado que tras la construcción del nuevo puente sobre el Lérez la circulación de vehículos ha experimentado un notable incremento en las vías interiores de la urbanización. Pero rechazan que esta reestructuración pase por suprimir el tráfico de la vía central de comunicación en la zona –explican–, que afectará de forma notable a los residentes.

Entienden que Monte Porreiro tiene muchas otras necesidades que atender antes de peatonalizar la principal vía de comunicación del barrio, por lo que piden que la inversión prevista para la obra de “humanización” se destine a suplicar carencias más urgentes, como saneamiento, iluminación o limpieza. Se quejan, además, de la “imposición” del proyecto por parte del Gobierno local, sin haberlo consensuado con los residentes.

Representantes del colectivo vecinal que apoya la reforma urbana en el barrio. Gustavo Santos

Enfrente se ha creado la agrupación Monte Porreiro Quere Avanzar, partidaria de las obras de reforma. Pablo Abelleira, portavoz del colectivo vecinal que defiende la “humanización” del barrio, explica que esta plataforma se creó tras el anuncio del Concello de Pontevedra de crear “una Praza da Ferrería” para Monte Porreiro.

Somos un grupo de personas que considera bastante plausible y buena para el barrio la solución que plantea el Concello a los problemas de tráfico que tiene Monte Porreiro, pero que expresándolo de manera individual recibimos ataques constantes, insultos, etc.”, explica Abelleira Acebedo.

Este colectivo se formó, añade, para “tener voz en este asunto, con el único fin de mantener un diálogo sano, un debate real y sin insultos, sin faltas de respeto”.

Monte Porreiro Quere Avanzar busca “expresar nuestra opinión particular y poder dar nuestros argumentos a favor de un proyecto que, consideramos, podrá ser un resurgimiento de Monte Porreiro”.

Los motivos que argumenta Monte Porreiro Quere Avanzar para defender el proyecto municipal se concretan en que los cambios en el tráfico propuestos ponen fin al mayor punto conflictivo de circulación viaria en el barrio, el cruce entre las calles Grecia y Alemania, suprimiendo el carril de bajada hasta la altura de la calle Suecia, con lo que todo el tráfico de bajada se desvía hacia calle Holanda (que pasaría a ser de doble sentido), “expulsando del centro del barrio todo el tráfico que simplemente nos atraviesa como circunvalación de Pontevedra”, explican.

Además, la ampliación de las aceras en las calles Grecia y Alemania –esta última pasa a tener una plataforma única, restringiendo el tráfico únicamente a residentes– “aumentarían considerablemente la seguridad peatonal, especialmente para los niños que acuden al colegio”.

Estamos abiertos a negociar absolutamente todo

decoration

Por otra parte, valoran que esta reforma mejora “de manera obvia” la calidad urbana de Monte Porreiro y “pese a ser conscientes de otras muchas necesidades que tiene el barrio, consideramos que este puede ser un buen inicio para proyectar un núcleo con calidad urbana, con calidad de vida para su vecindario, un barrio seguro y agradable para todas y todos”, expone Pablo Abelleira.

Tras la movilización del pasado viernes por parte de los opositores a la obra, Monte Porreiro Quere Avanzar confía en poder llegar a “un cierto consenso vecinal, a lo que solo se puede llegar mediante el diálogo y el debate respetuoso”.

El alcalde de Pontevedra, Miguel Fernández Lores, afirmó que “estamos abiertos a negociar absolutamente todo” respecto al proyecto para Monte Porreiro.

El alcalde anunció que se expondrá el proyecto a los vecinos en cuanto esté hecho y que el gobierno local negociará “todo lo que haya que negociar, pero dentro de unos esquemas”, en el que explicó que se trata de quitar el tráfico de paso de la zona más céntrica del barrio, dentro de los parámetros del modelo urbano de Pontevedra.

Compartir el artículo

stats