Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Águeda Gómez | Directora de Igualdade en la UVigo

“La elección de una carrera universitaria no es plenamente libre”

“Los roles de género se reproducen en los libros de texto, condicionando desde la infancia”

Águeda Gómez muestra una careta de la iniciativa “Bravxs”. | // FDV

La Universidade de Vigo es consciente de la brecha de género que se produce en las aulas y, por ello, impulsa planes que minimicen los estereotipos. Uno de sus primeros pasos fue crear la Unidade de Igualdade, que actualmente dirige Águeda Gómez. La socióloga trabaja en el impulso de iniciativas para atraer el talento femenino y desafiar así los roles que acaban condicionando el interés académico y el futuro profesional.

–¿La elección de una carrera universitaria es realmente libre?

–No es una decisión plenamente libre; tiene su parte de elección consciente, pero también existe un margen de condicionamiento por haber crecido en una sociedad tan sexista y patriarcal como la nuestra, Hay evidencias científicas, investigaciones publicadas por revistas como Nature, que apuntan a que los estereotipos sexistas se insertan en las cabezas de los niños y las niñas a partir de los seis años, derivando en un condicionamiento de las vocaciones académicas. Los estereotipos están presentes incluso en los libros de texto, en donde aparece la mamá cocinando y el papá arreglando el coche; en los medios de comunicación; en los modelos hegemónicos y culturales; y en las conciencias de los padres y madres. Es el resultado de criarse en una sociedad patriarcal. Al final, todo acaba por fomentar la invisibilidad de la mujer científica y, como consecuencia, no existen referentes. Conocemos a Pitágoras, pero no a su compañera Temistoclea; sabemos quién era Sócrates y, sin embargo, desconocemos a su maestra, Diotima de Mantinea. De esta forma, las niñas tienen muy difícil proyectarse así mismas como mujeres ingenieras, informáticas, etc.

–¿Qué soluciones se pueden trabajar para frenar esta situación?

–Debe ser un trabajo integral, que implique a toda la sociedad, comenzando por un cambio en los manuales educativos, para que se acaben los temarios sesgados y androcéntricos. El colectivo docente es uno de los más concienciados en materia de equidad, pero tienen que enfrentarse a unidades didácticas que no cumplen la Ley de Igualdad, ya que no reproducen la realidad. Si hay tantas científicas mujeres como hombres, ¿por qué no tienen la misma presencia?

–¿Cuáles son las iniciativas que se impulsan desde la Unidade de Igualdade?

–Las docentes llevan años trabajando para que las reivindicaciones del 11 de febrero –Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia– tengan continuidad el resto del año. Así fue como nació la Cátedra de Feminismos 4.0, desde la que se han creado campañas como “Bravxs”, unas caretas ilustradas por Marta Riera, para la visibilización de mujeres destacadas en el terreno de la Ingeniería y la Informática. Además, trabajamos en la investigación, en el aporte de datos para evidenciar la realidad. Si tu no cuentas las entradas de wikipedia de mujeres y hombres físicos, no será visible la brecha de género y, por tanto, no se tomarán acciones para solucionarla. Impulsamos premios con incentivos económicos, como los GirlGeekCovid, para motivar a las alumnas de ciencias e ingeniería a seguir resistiendo frente a los estereotipos. Por otro lado, promovemos un “workshop”, donde invitamos a expertas para que nos hablen, por ejemplo, de lo importante que es que haya mujeres diseñando los algoritmos. En las búsquedas de empleo por Internet, cuando un chico y una chica tienen un curriculum similar, las ofertas de empleo para jefes siempre son para ellos, mientras que a las mujeres se les muestran trabajos de secretaria. Eso viene de una base de datos en donde predominan los hombres en puestos de liderazgo, y eso no es justo.

Compartir el artículo

stats