Vecinos de Monte Porreiro se manifestaron ayer en contra del proyecto de reforma urbana del barrio, que prevé, entre otras acciones, peatonalizar un tramo de la calle Alemania, eje transversal de la urbanización. Fue la primera de varias movilizaciones que prevén realizar los opositores a esta obra, si bien las protestas podrían cancelarse si el gobierno local se aviene a negociar con los residentes las características de la reforma. Entienden que Monte Porreiro no necesita la peatonalización de una calle como Alemania, que es un eje de comunicaciones para gran parte de la zona.

Al término de la protesta, que se desarrolló entre la rotonda del puente das Palabras, que estuvo cortado al tráfico durante la protesta, y las calles Francia y Grecia, se leyó un manifiesto en que se exponía que “los vecinos de Monte Porreiro empezamos las batallas de una guerra que no sabemos cuánto va a durar, contra la tropelía que nos quiere imponer el dictador concejal Demetrio Gómez, que en vez de preocuparse por el mantenimiento y conservación del barrio”. Demandan, como prioridad antes que la peatonalización de una calle, el arreglo de aceras, alumbrado, alcantarillado, traída de agua, limpieza y desbroce, zonas de ocio y biosaludables, reforma de la plaza de Europa “criadero de ratas y cagadero de perros” –exponen en el manifiesto–, parques infantiles, arreglo y promoción de la Escola Taller “que pretende arreglar para el disfrute del equipo de rugby en el que juegan sus hijos, sin que nadie más pueda usarlos”, afirmaron en la lectura del manifiesto. También reclaman un mejor transporte público: “¿Cuántas personas mayores llevan años sin llegar al centro de la ciudad por no tener medios?, ¿cuántos años llevan los jóvenes de otras ciudades disfrutando de transporte gratuito y aquí en Pontevedra no pueden porque no lo tenemos?”, preguntan.

“Pero este concejal y entendemos que de acuerdo con el resto de sus compañeros de gobierno, pretenden imponernos de manera dictatorial (lo acordó consigo mismo) la peatonalización de un tramo de la calle Alemania, eje transversal del barrio que de ningún modo vamos a consentir; entendemos que no lo necesitamos”, añadieron un anunciaron que “está guerra va a continuar” por lo que irán comunicando las próximas acciones de protesta a realizar.

El alcalde, “abierto a negociar”

El alcalde de Pontevedra, Miguel Fernández Lores, afirmó ayer que “estamos abiertos a negociar absolutamente todo” respecto al proyecto para Monte Porreiro. El alcalde afirma que se expondrá el proyecto a los vecinos en cuanto esté hecho y que el gobierno local negociará “todo lo que haya que negociar, pero dentro de unos esquemas”, en el que explicó que se trata de quitar el tráfico de paso de la zona más céntrica del barrio. Lores recordó que “siempre defendimos un modelo urbano en el que eliminamos los tráfico de paso y de agitación”, para propiciar la actividad económica. El regidor también afirma que las otras demandas de los vecinos del barrio están contempladas por el gobierno local, ya que admitió que esta urbanización presenta muchas carencias en cuanto a servicios.