Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Salnés ya suma este año más robos que la ciudad de Pontevedra y toda su comarca

Esta tendencia había empezado a hacerse notar ya en 2020 | Aún con el territorio arousano adelantando a su vecino del sur, acumula bajadas con respecto a años previos

O Salnés ya suma este año más robos que la ciudad de Pontevedra y toda su comarca

La bajada de los robos en la provincia de Pontevedra es generalizada. El año del confinamiento, 2020, tan solo hizo oficial una tendencia que ya se podía apreciar mirando los datos de los años anteriores. Aunque hasta el momento fuese de lo más errática y con interrupciones, con subidas puntuales y caídas poco pronunciadas pero continuadas en el tiempo, la tendencia era y es cada vez más la del descenso, a fin de cuentas.

Los meses que ya han transcurrido de 2021 son la prueba de que la tendencia del año pasado se está asentando. O Salnés ve descender sus cifras de robos con fuerza en casas y negocios, pasando los primeros de 82 entre enero y agosto de 2020 a 60 entre los mismos meses del presente año; mientras que los segundos descendieron en 4 casos en ese mismo periodo. Los años anteriores la línea fue la misma: bajadas progresivas en casi todos los años exceptuando 2018, cuando los robos en negocios dieron un estirón momentáneo y los de viviendas también formaron en el gráfico un pequeño montículo.

Llama la atención al comparar estos datos con los de otras comarcas pontevedresas que la de O Salnés no desciende tanto como otras, a pesar de sus notables bajadas. La comarca de Pontevedra, con unos 15.000 habitantes más que la saliniense, acumula bajadas mayores en los recientes años, que también se consuman en los meses que ya pasaron del presente. Esta comarca vecina de O Salnés siempre había calculado en los años tenidos en cuenta para la investigación cifras de robos con fuerza superiores, oscilando entre los 350 y los 400 casos de robos en viviendas y negocios. En el último año completo, 2020, Pontevedra y su comarca acumulan 145 entre los dos tipos de delito.

Todo queda claro cuando se pone el foco sobre este dato anual en O Salnés: 165. Ya supera en 20 robos la comarca arousana a la de su capital provincial, cuando hace unos años era raro que superase los 250. Incluso en 2018, el que parece ser el año de los robos en O Salnés, no se llegó a las cifras promedio de Pontevedra, al sumarse 343 robos. La delincuencia descendió mucho en Pontevedra, no hay duda, y también desciende en O Salnés, como en el resto de la provincia, pero no lo hace al ritmo que debería o al menos a aquel que le marca la comarca de la capital.

No son esperanzadoras las cifras que se vienen cosechando en los meses de 2021 para esta competición particular que O Salnés está librando con las tierras de Pontevedra en lo tocante a su número de robos. Es una carrera que nadie quiere ganar y en la que todos trabajan para perder, como se está viendo con los descensos acumulados, pero en la que O Salnés está tomando una indeseable delantera para su pesar.

En este 2021, por el momento, la comarca bañada por la ría de Arousa cuenta 91 robos con fuerza en domicilios y establecimientos, mientras que Pontevedra y los municipios que articulan su comarca no llegan más que a 58. Es muy llamativo el dato de los robos en negocios, pues entre enero y agosto de este año se quedan nada más que en 13 dentro de la comarca pontevedresa. Sin salir de esta variable, O Salnés acumula 31 casos, bastante más del doble, y en la de viviendas supera a sus vecinos del sur por 15, siendo 60 sus casos frente a los 45 de aquellos.

Alejando la vista de las rías arousana y pontevedresa se divisan las montañosas cifras de Vigo, que albergó 258 robos en viviendas y 90 en domicilios solamente en este año. Son cifras tremendamente bajas, ya que Vigo podía acumular en un año normal unos 600 robos en domicilios y unos 400 en comercios, por lo que 2021 se está portando bien con la ciudad olívica.

Control policial, inclusión social de los potenciales delincuentes, cambios en la mentalidad pasada la pandemia, o un conjunto de todos esos factores pueden ser la clave de los descensos sostenidos en los robos que toda la provincia está viviendo en lo que va de 2021.

La comarca de Caldas vive un descenso de las sustracciones

La tendencia en Caldas es la misma que en el resto de la provincia. Como en O Salnés y en Pontevedra, también se experimenta allí una bajada en el número de robos que se vienen viviendo en los últimos años. En 2020 tan solo cosechó 20 robos en domicilios y 13 en establecimientos, sumando 33 en total. Son números que le hacen estar muy lejos de los 115 que acumuló en 2014, por ejemplo, pero también de los 50 que sumó en 2019.

Naturalmente, 2020 ha sido el año del confinamiento, del control policial, por lo que los robos con fuerza no pudieron abundar por razones evidentes. 2021, o lo que llevamos de él, retoma de muy buena manera las estadísticas de los años más o menos normales, o de la antigua normalidad. Aunque aumenta en 3 el total de robos con fuerza en domicilios en lo que va de año, desciende de 11 a tan solo 3 el número de asaltos a negocios. Así, el retrato que todavía está pintando la comarca de Catoira, Valga y Pontecesures tiene trazos de ser un año muy bueno para los negocios, que casi no han sufrido amenazas, pero empañado por lo acontecido en los domicilios, con 18 robos con fuerza vividos en ellos.

De todos modos, parece claro que los años anteriores han sido mucho más duros para la comarca de Caldas. Es por ello que se puede afirmar que los efectos de la pandemia (estos que parecen positivos), todavía siguen en pie, reduciendo de manera satisfactoria la criminalidad y los robos con fuerza en Caldas. Sus números son parecidos a los de Deza, que cuenta 21 asaltos a viviendas pero tan solo 4 a negocios, o a los de O Condado, que recuenta 17 robos en sus casas pero solamente 5 en sus negocios. La tendencia en estas comarcas y en sus ayuntamientos también es negativa.

Compartir el artículo

stats