El Gobierno local de Pontevedra aprobará en su reunión del próximo lunes la oferta de compra del convento de Santa Clara, con lo que el monumento de finales del siglo XIV está más cerca de ser una propiedad municipal. La adquisición de los más de 12.000 metros cuadrados de superficie que tiene este importante elemento del patrimonio histórico pontevedrés se resolverá por algo más de tres millones de euros. Ahora su propietaria, la Orden de las Clarisas, debe aceptar la oferta para posteriormente formalizar la compra con la firma ante notario.

La compra del convento y su finca, por dimensiones, es comparable a la incorporación de la Alameda a la trama urbana de la ciudad a mediados del 1.800, según indicó este jueves el concejal de Patrimonio Histórico y Urbanismo, Xaquín Moreda. "La operación está siendo realizada según lo programado, en un plazo corto", aseguró el edil, facilitado por la "buena voluntad de la orden de las Clarisas para que el lugar pase a manos públicas".

La documentación administrativa para proceder a la oferta de compra ya está lista y el próximo lunes irá a la xunta de Goberno. Tras su aprobación, los documentos serán enviados a la orden religiosa —o su representante— con la oferta de compra. A continuación se abre un plazo de diez días hábiles para presentar la documentación requerida, que luego deberá ser estudiada por los servicios del Concello. Moreda indicó que es probable que todo este proceso administrativo concluya antes de que finalice el mes de octubre, por lo que el convento de Santa Clara pasaría a la ciudadanía de Pontevedra antes de acabar el año 2021.

En cuanto a la posibilidad de abrir la finca al uso público a través del muro que actualmente la separa de la Plaza de Barcelos, el Concello está haciendo consultas a Patrimonio.