Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Os Gafos sale a la luz entre autobuses

Trabajos de destape del río de Os Gafos a la altura de la estación de autobuses. // Gustavo Santos

Puede servir de muestra de lo que se pretende hacer en el parque de Campolongo, donde el Concello apuesta por destapar medio kilómetro del río de Os Gafos que desde hace medio siglo discurre entubado. Otro tramo de este cauce, mucho más corto y emplazado bajo las dársenas de la estación de autobuses, ya comienza a ver la luz. Se trata de los trabajos para recuperar, en lo posible, el aspecto original de este cauce que durante otros cincuenta años ha permanecido oculto por el hormigón y el tránsito de los autobuses.

Descubrir el río de Os Gafos a su paso por la terminal de la Rúa Estación formaba parte del plan de remodelación global de este recinto, tanto en el interior como en el exterior.

Mientras en el edificio los trabajos avanzan con lentitud por la falta de materiales, en el exterior las obras ya están muy avanzadas, con dos hitos básicos. El primero fue la puesta en servicio del nuevo ramal de acceso de los autobuses por la calle Josefina Arruti, un puente sobre el mismo río que unos metros aguas arriba ha sido posible destapar gracias a este reciente vial. Y este es precisamente el segundo hito: sacar a la luz el tramo fluvial. Por el momento, más parece un “campo de minas” que un paraje natural, pero se calcula que en cuestión de semanas será posible circular por la orilla del agua desde la calle Alcalde Hevia, donde comienza esta senda urbana, hasta las inmediaciones del nudo de O Pino un recorrido que ya se podía realizar antes, pero sin poder disfrutar del río en el tramo de la estación de autobuses.

Se ha instalado una amplia pasarela de madera dentro de la zona exterior de la estación y a principios de mes ya se realizaban las primeras labores para retirar el pavimento

decoration

De hecho, ya se ha instalado una amplia pasarela de madera dentro de la zona exterior de la estación y a principios de mes ya se realizaban las primeras labores para retirar el pavimento. En apenas quince días desde que se abrió el nuevo acceso, los operarios ya han levantado las enormes piezas de hormigón que encajonaron el río durante décadas. Estos bloques permanecen almacenados en la zona, como testigos de las agresiones que se han cometido, y aún se cometen, contra los espacios naturales.

Las obras de reforma de la estación de autobuses, con un presupuesto de algo más de seis millones de euros, comenzaron en enero de 2020, con un plazo inicial de un año. Sin embargo, diversos problemas, asociados a la pandemia del COVID, pero también a la crisis de suministro de material que afecta a toda Europa (por la escasez de contenedores para el transporte marítimo) y la aparición de una línea eléctrica no prevista dentro del recinto, han provocado retrasos en la ejecución. De hecho, cuando se ponía en servicio el ramal de Josefina Arruti, a principios de mes, la Consellería de Infraestruturas que ejecuta las obras, admitía que la falta de materias primas, una crisis de carácter internacional, obligaba a paralizar las obras de reforma de la estación. Mientras en el exterior se calcula que todo estará listo en octubre, a la reforma interior del edificio todavía le faltarían dos meses de obras una vez que se pueda retomar el trabajo.

Compartir el artículo

stats