La directora del Departamento de Salud y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Purificación Neira González, instó ayer desde la Facultade Ágora de la Diputación a los alcaldes de la provincia a crear ciudades saludables que prioricen a las personas. Según Neira, el papel de los alcaldes es fundamental a la hora de gestionar las políticas de movilidad, transporte público, urbanismo y espacios públicos, por lo que instó al uso de argumentos económicos, sanitarios y electorales para que apuesten por modelos saludables.

“Decimos que los responsables municipales son ministros de salud aunque no lo sepan, porque tienen en sus manos la capacidad de crear las condiciones que influirán significativamente en la salud y el bienestar de las personas”, dijo. Afirmó de forma taxativa que “mejorar las condiciones de vida en las ciudades, estacionamiento, transporte, dar votos, ¡créanme!” y aunque reconoció que probablemente en los primeros días los comerciantes del centro protestan si se retiran los vehículos, unos meses después están totalmente de acuerdo: “Hay miles de experiencias alrededor del mundo donde los que protestaron cuando se quitó el tráfico meses después lo hicieron no quiero volver atrás ”.

Neira aseguró que hay siete millones de muertes prematuras en el mundo cada año por contaminación atmosférica y destacó que las personas deben ser conscientes de que su bienestar está en juego.