Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una fábrica de fibra textil a base de celulosa y “más sencilla” de ubicar, “segunda pastera” que cita Feijóo

Fábrica de Ence en Lourizán desde la playa de Lourido, en Poio.

Fábrica de Ence en Lourizán desde la playa de Lourido, en Poio. Gustavo Santos

El PPdeG y los grupos de la oposición en el Parlamento gallego –BNG y PSdeG– se enfrentaron ayer nuevamente por la situación de la fábrica de Ence ya que según los populares no existe en Galicia “alternativa” para el traslado de la fábrica de Lourizán, mientras que nacionalistas y socialistas instan a la Xunta a encabezar el proceso para lograr su traslado, una vez que la Audiencia Nacional declaró ilegal la prórroga de su concesión de costas hasta 2073.

Durante el debate de una moción sobre la pastera, los diputados del BNG, Luis Bará, y del PSdeG, Paloma Castro, criticaron las “contradicciones” del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tras abrir la puerta a una segunda pastera en la comunidad mientras defiende “que no hay alternativa de ubicación al traslado” de la fábrica de Ence de Lourizán. Estas declaraciones de Feijóo fueron tachadas de “contradictorias” por el alcalde, Miguel Fernández Lores, si bien el PP aprovechó el debate de ayer para aclarar que esa “segunda pastera” no sería en realidad una planta de elaboración de pasta de papel, como Ence en Lourizán, sino que sería algo “más sencillo” de ubicar, si bien no se desveló ayer qué localizaciones de Galicia se barajan.

Fue el parlamentario del PPdeG Manuel Santos Costa el que se encargó de decir que Feijóo se refiere a una fábrica de fibra textil a base de celulosa con ayuda del fondo europeo Next Generation pero no “para producir pasta”. Por tanto buscar una ubicación para este fin sería “más sencilla” que el traslado de Ence, agregó Santos Costa.

Además, para el popular deben ser el ejecutivo local de Pontevedra y el Gobierno central los que “si lo ven tan fácil” deben buscar una alternativa ya que son los “únicos responsables” de dejar a centenares de trabajadores en el paro. Este argumento es el que defiende el PP desde que se produjo la sentencia e insiste en que la Xunta “no tiene la solución”.

El diputado del BNG, por su parte, insistió en que la única realidad es que existe una “sentencia clara y contundente” y es que la pastera “tiene que salir de la ría para aplicar la Ley de Costas de 2013 del PP” por lo que “la Xunta tiene que dejar de hacer oposición” a las decisiones judiciales y al gobierno local.

Por su parte, la diputada socialista cargó contra las “manifestaciones irresponsables y populistas” de los dirigentes de la Xunta de Galicia que defienden “conscientemente un incumplimiento de la ley”.

Finalmente, el PP gallego rechazó la moción presentada por el BNG y respaldada por el PSdeG en la que se pedía a la Xunta “participar activamente e impulsar los trabajos de la mesa por el futuro de Ence, y coordinar los planes para la recuperación de los terrenos que ocupa la fábrica para la reactivación ambiental y productiva de la ría de Pontevedra”.

En el texto también se reclamaba “desarrollar un consorcio para el aprovechamiento integral del monte, la potenciación de la industria forestal” y “garantizar la participación pública y del sector forestal gallego en este proyecto de creación de valor y riqueza alrededor del monte”.

Domínguez: “La prórroga de Ence no estuvo bien hecha”

Por vez primera, un dirigente del PP admite que el incierto futuro que se cierne sobre Ence no solo es responsabilidad del BNG o del PSOE. El presidente local del partido, Rafael Domínguez, admitió ayer que la prórroga de la concesión de Costas a la empresa, otorgada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2016 “no estuvo bien hecha, porque si fuera así, no habría una sentencia en contra”, una resolución que anuló esa prórroga al entender que Ence no necesita estar ubicada en suelo marítimo-terrestre para desarrollar su actividad. No obstante, Domínguez cree que aún sería posible encontrar una solución jurídica para mantener a la pastera en Lourizán, pese a que el Gobierno central ya lo ha descartado y solo sería posible mantener la fábrica en Galicia mediante un traslado que la empresa ve inviable.

Pese a admitir que la “prórroga está mal dada”, y está declarada ilegal, el presidente del PP local y portavoz municipal del partido, insiste en situar al Concello como “culpable” de que Ence pueda cerrar su planta “y dejar a quinientas familias en la calle”. Argumento que fue el recurso municipal contra esa prórroga lo que provocó el riesgo de cierre actual. “Con esta sentencia, Ence está muerta en Pontevedra, lo que esto supone para la economía local y gallega y para el Puerto de Marín”, que recibe unas 400.000 toneladas al año de pasta de papel, el 20% de su tráfico total. Con respecto a la “segunda pastera” citada por Feijóo, Domínguez apunta que “me dicen que necesita mucha menos agua que Ence”

Compartir el artículo

stats