Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Seguridad Social bate su récord de altas y la ciudad obtuvo en pandemia 1.200 afiliados más

Gente caminando por el centro de Pontevedra.

Gente caminando por el centro de Pontevedra. Gustavo Santos

Los efectos de la pandemia en la economía gallega en general y pontevedresa en particular han sido devastadores en muchos sectores, especialmente el hostelero, y la subida de precios que se registra desde hace semanas, sobre todo en la factura de la luz, no mejora la percepción ciudadana de que el panorama haya mejorado. Sin embargo, varios datos objetivos parecen poner de manifiesto que la situación global del municipio aguanta con cierta fortaleza esta crisis sanitaria y económica.

Al margen del apartado demográfico, donde el salvo vegetativo (la diferencia entre nacimientos y fallecimientos) es muy negativo y la inmigración no compensa esas pérdidas, la evolución empresarial, las altas en la Seguridad Social y el balance de fundación de sociedades mercantiles son mejores que hace un año.

Uno de estos indicadores favorables se puede encontrar en el informe Ardán que elabora cada año la Zona Franca. Este documento indica que la comarca de Pontevedra vuelve a situarse como la cuarta comarca de mayor peso económico de Galicia, un puesto que había perdido hace unos años a favor de Lugo y Ourense. Añade que el entorno pontevedrés, que agrupa especialmente a la ciudad, Marín y su puerto y los polígonos industriales de O Campiño-A Reigosa y Barro, más actividades en Poio y algún otro municipio, estaban censadas en ese año 1.467 empresas. Son nueve menos que en el informe anterior, pero pese a esas bajas, los ingresos han subido, de 3.228 millones a un total de 3.501, lo que permite que Pontevedra adelante a Ourense y se aúpe al cuarto lugar, solo por detrás de A Coruña, Vigo y Santiago. De la ciudad compostelana, Pontevedra se queda a 580 millones y supera a la ourensana en 140.

Según el informe Ardán de la Zona Franca, la comarca de Pontevedra vuelve a situarse como la cuarta comarca de mayor peso económico de Galicia

decoration

En cuanto a las afiliaciones a la Seguridad Social, el municipio pontevedrés ha alcanzado este año un récord en altas laborales, con 29.295. Es la cifra más alta desde 2011, último año en el que el Instituto Galego de Estatística (IGE) ofrece registros y supera el récord anterior, que estaba situado en 29.094 personas, en junio de 2019. Además, son unas 1.200 altas más que las existentes al inicio de la pandemia, ya que en marzo de 2020 eran 28.116.

Estas cifras del IGE se refieren exclusivamente a las afiliaciones correspondientes a residentes en Pontevedra y dados de alta en la Seguridad Social. Supone un 35% de la población total, de la que habría que excluir a los aproximadamente 35.000 personas jubiladas o por debajo de la edad laboral. Además, existen otros regímenes que no contabiliza el IGE. De los 29.295 afiliados actuales, 14.936 son mujeres y 14.359 son hombres.

Además, estos datos no coinciden con el que ofrece el Ministerio de la Seguridad Social, que a finales de julio contabilizaba también una cifra muy por encima de la de hace un año, con 43.187 altas en Pontevedra. Si el IGE incluye a los domiciliados en la ciudad del Lérez, con independencia de donde tengan su lugar de trabajo, el ministerio refleja las personas que trabajan en la ciudad, aunque su residencia esté en otro concello. La mayor parte de esos 43.187 afiliados lo hacen en el régimen general (35.915), mientras que hay 1.479 empleados del hogar y 5.494 autónomos en el municipio. Tan solo 27 corresponden al régimen agrario y otros 272 al de mar.

Otro dato positivo hasta ahora es el referido a la evolución del paro registrado, que acumulaba ocho meses consecutivos de descenso hasta la leve bajada de agosto

decoration

Otro dato positivo hasta ahora es el referido a la evolución del paro registrado, que acumulaba ocho meses consecutivos de descenso hasta la leve bajada de agosto. Un apartado relacionado con este y que pone de manifiesto el dinamismo empresarial detectado desde que comenzó la pandemia es la fundación de sociedades mercantiles en la ciudad. Aunque algunas voces señalan que suele aumentar este capítulo cuando el desempleo aumenta (ya que muchos parados optan por montar negocios propios), lo cierto es que los ocho primeros meses de 2021 reflejan el balance más alto de creación de este tipo de iniciativas de los últimos cinco años, con una media de 15 constituciones al mes, por delante de las 11 mensuales de 2020, las 13 de 2019, las diez del ejercicio anterior o las 12 de 2017. Hay que remontarse a 2016 para encontrar unos registros similares.

Este fenómeno se repite en los tres municipios más poblados del entorno de Pontevedra, es decir, Marín, Poio y Sanxenxo. Entre los cuatro municipios se suman a día de hoy 179 fundaciones, a una media de 22 al mes, cuando en todo 2020 fueron 214, es decir, 18 mensuales.

Compartir el artículo

stats