Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un pato en apuros víctima de la burocracia

La ciudadanía se moviliza ante la pasividad de las administraciones por un ánade del Lago de Castiñeiras que lleva varios días con una anilla de conserva atascada en el pico

El pato con la anilla atascada en el pico.

El pato con la anilla atascada en el pico. M. F.

Un pato en apuros en el Lago de Castiñeiras está generando una importante y emocionante movilización en redes sociales debido a que pese a que lleva varios días con una anilla de lata de conservas obstruyéndole el pico, ningún organismo oficial se ha hecho cargo de él por el momento.

La alerta la publicó una joven, Meli Fontán, y ha sido compartida, entre otros, por la Protectora Os Palleiros de Pontevedra. En ella su autora explica que el animal lleva “como mínimo una semana con la anilla en el pico” y lamenta que tras haber llamado al centro de recuperación de aves, a los concellos responsables en este caso, el de Vilaboa y el de Marín y a la Policía, así como a varios departamentos, “nadie se hace cargo”.

“Esto es una vergüenza”, dice la pontevedresa, que lamenta que el bienestar de los animales no importa y que como el pato no se deja coger “se pasan la bola unos a otros”.

¿Pero qué puede estar retrasando tanto el rescate del animal y su liberación de una vez por todas de la anilla que le impide hacer vida normal y pone su salud en peligro?

FARO ha hablado con las tres partes implicadas en este caso. Por un lado, el Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de la Xunta, en Cotobade (en el pasado ubicado en el propio lago de Castiñeiras) asegura que al tratarse de un animal doméstico es una competencia de los gobiernos locales. “Nosotros nos ocupamos de recuperación de fauna salvaje herida”, afirman. Además, añaden que “si el animal no está cogido” todo se complica aún más, ya que se escaparía antes de poder recibir ayuda.

Desde el centro de Cotobade el pato no se considera ni salvaje ni tampoco herido, aunque a causa de la anilla no pueda comer.

Hay que recordar que el lago de Castiñeiras se encuentra en una zona entre los municipios de Vilaboa y Marín. Y es por ello que desde el centro de recuperación aseguran que “al ser un animal doméstico”, les corresponde a ellos su captura y, en este caso, salvación.

Hay que recordar que el lago de Castiñeiras se encuentra en una zona entre los municipios de Vilaboa y Marín

decoration

Es una respuesta similar a la que publica la joven que dio el aviso y ahora hace el público el caso en las redes sociales, así como a otras personas que también han utilizado esta vía preocupadas por el bienestar del animal.

Y realmente ¿están los servicios de medio ambiente de los ayuntamientos preparados para llevar a cabo este tipo de labores? máxime cuando hay un lago de por medio...

Desde el Concello de Vilaboa, su propio alcalde, César Poza, reconoce a este periódico que sí han recibido la llamada advirtiendo sobre la situación del animal, pero que se trata de una competencia autonómica, es decir, del Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de la Xunta en Cotobade, y que, en todo caso, el ayuntamiento no cuenta con los medios necesarios para proceder al rescate. Es por ello que desde este gobierno local se dirigió a la persona que dio el aviso al 112 o al Seprona.

Poza confiesa que mientras el centro de recuperación estuvo en la zona de Castiñeiras “estábamos muy satisfechos con su trabajo, porque estábamos cubiertos; se ve que ahora ya no”, se lamenta.

Por su parte, consultado al respecto el Concello de Marín, fuentes del mismo indican que desde éste se pusieron en contacto con el centro de recuperación de fauna tras recibir el aviso ciudadano.

En este caso la versión difiere, ya que, según estas mismas fuentes, “trataron de coger al pato pero no fueron capaces”. “Ahora volverán a tratar de cogerlo otra vez después de que les llamamos nosotros”, afirman fuentes de la concellería competente.

Los ciudadanos se movilizan

Discusiones burocráticas aquí y allá, el caso es que el animal sigue en apuros y su situación está provocando tanta indignación y pesar en las redes sociales, que ya han sido varias las personas que se están ofreciendo a intentar salvar al ánade ellas mismas de este sufrimiento en una de las zonas de recreo más visitadas de la comarca de Pontevedra.

Asimismo, la denunciante en internet, Meli Fontán, subraya en su publicación la importancia de que cada vez que se vaya a un espacio natural se recoja toda la basura “porque al final siempre lo acaban pagando los mismos”. Un buen consejo que se debe aplicar a todos los entornos: montaña, río, playa...

Compartir el artículo

stats