Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El arte como medio para sanar el espíritu

Un crucifijo con fonendoscopio recibió ayer a los feligreses en la Basílica de Santa María

Una feligresa se interesa por las peculiares medicinas.  | // GUSTAVO SANTOS

Una feligresa se interesa por las peculiares medicinas. | // GUSTAVO SANTOS

Un crucifijo con un fonendoscopio recibió ayer a todos los visitantes y feligreses que se acercaron hasta la Real Basílica de Santa María la Mayor. Misericordina, Caridax, Amistatil o Paracetamor Infinito fueron algunos de los antídotos recomendados a los viandantes por este singular doctor espiral.

Se trata de la última intervención artística llevada a cabo por los voluntarios del Equipo Kerigma que, bajo el lema “no tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos”, busca hacer hincapié en la importancia de la sanación del alma, a través de la energía divina. La exhibición no dejó indiferente a los curiosos, conformando uno de los actos centrales del Triduo de Exaltación de la Santa Cruz, en la que se rememora y se honra la Cruz en la que fue crucificado Jesús de Nazaret, siendo hoy, 14 de septiembre, su festividad principal.

Javier Porro, párroco de Santa María, completa la programación, que da comienzo al curso pastoral, con cuatro charlas que tendrán lugar, tanto hoy como mañana, tras las misas de las 11 y 20 horas. “Con la pandemia han aflorado otros males, no sólo físicos, como el desánimo. Nuestro objetivo es ayudar a la salvación espiritual, a través de los medios que tiene la Iglesia”, indicó el sacerdote. Y es que, la curación, por medio de la palabra de Dios, será el hilo conductor que vincule a las reflexiones.

Compartir el artículo

stats