El descenso de la incidencia del COVID que registra el área sanitaria desde principios de agosto parece frenarse. Son ya varios días en torno a los 240 casos. Ayer eran 248, tan solo uno menos que el sábado ya que el número de altas (23) fue casi similar al de nuevos enfermos (22). Además, en Pontevedra y Sanxenxo se experimentó un ligero repunte, con tres nuevos contagiados en cada municipio, hasta 77 y 30 respectivamente. Aún así, la ciudad es la urbe gallega con menos personas hospitalizadas por COVID, con siete, todas ellas en Montecelo (cuatro en su Unidad de Cuidados Intensivos). Es una menos que 24 horas antes. Ferrol cuenta con 10, Lugo y Santiago están en 15, mientras que las otras cinco áreas sanitarias superan los veinte atendidos en los hospitales en cada caso.

Tanto el hospital do Salnés como el QuirónSalud Miguel Domínguez estaban ayer libres de enfermos de COVID y seis concellos de la comarca cumplen una semana sin ningún nuevo contagiado. Son Moraña, Portas, Campo Lameiro, Cerdedo-Cotobade, Ponte Caldelas y A Lama, mientras que la situación es muy favorable también en Marín, Poio y Barro.

Por otra parte 896 personas sin ninguna dosis acudieron el sábado al recinto ferial de Pontevedra o a Fexdega de Vilagarcía para recibir el suero en la primera jornada de vacunación sin cita. Otras 526 sí disponían de convocatoria previa. Suman, por tanto 1.422 nuevos vacunados. Ayer domingo, este punto de inoculación permanece cerrado, pero reabre mañana con otra convocatoria de “puertas abiertas” aunque centrado en la comunidad del campus universitario, desde estudiantes hasta profesores y personal de administración y servicios.