Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demanda de ayudas para pagar la luz se dispara

Uno de los sectores que más se ha visto por la subida de la luz es el de las clínicas estéticas.

Uno de los sectores que más se ha visto por la subida de la luz es el de las clínicas estéticas. Gustavo Santos

El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista marcará en la jornada de hoy un nuevo récord al alcanzar los 154,16 euros por megavatio hora (MWh), su mayor precio de la historia y un 6,9% superior al registrado en la jornada de ayer: 144,18 euros por megalito hora.

Se batirá así el máximo alcanzado el pasado viernes, día 10 de septiembre, cuando el precio de la electricidad en el mercado mayorista marcó los 152,32 euros por megavatio hora, según datos del operador de mercado eléctrico designado (OMIE). Tras la leve tregua del fin de semana, el precio de la electricidad encara otra semana al alza.

Las dos primeras semanas de septiembre ya tienen el récord de contar con los precios más altos jamás vistos en el mercado y no es de extrañar que, en los últimos años, la cifra de pontevedreses que han solicitado algún tipo de ayuda para hacer frente a la factura de la luz se haya incrementado de forma considerable.

En el año 2018, la Xunta de Galicia procedió a adaptar las dos ayudas existentes en la comunidad gallega hasta la fecha: el tícket eléctrico y los apoyos para los cortes del suministro. Así, el Ejecutivo autonómico se adaptó a la normativa estatal del Bono Social y las fusionó en una sola, el Bono Social Eléctrico de la Xunta de Galicia.

Desde entonces, casi 600 pontevedreses se han acogido a este apoyo económico para hacer frente a los recibos de la luz, derivado de una situación de pobreza energética. En concreto, desde 2018, 566 residentes en la ciudad de Pontevedra se han beneficiado de los bonos sociales concedidos por la Xunta, que destinó un total de 185.400 euros para cubrir estos gastos.

Incremento notable

En la actualidad, aunque la convocatoria todavía permanece abierta, los datos recogidos por la Consellería de Economía, Empresa e Innovación reflejan que desde el pasado mes de enero el número de pontevedreses que han requerido estas ayudas fueron 153, una cifra que prevé que se pueda incrementar a lo largo del último trimestre del año. Son una media de 20 al mes, frente a las 14 mensuales de 2020, lo que supone un aumento de más del 40%. El importe de los bonos sociales de la Xunta de Galicia en lo que va de año asciende a 51.000 euros.

La cifra de familias pontevedresas que en los últimos años se ha acogido a este tipo de bonos para poder hacer frente a los pagos derivados del consumo de la electricidad se ha visto incrementada sobremanera, y es que, desde el año en el que estos se pusieron en marcha, las solicitudes se han incrementado en más del doble.

En este sentido, si en el año 2018 fueron 81 los residentes en la ciudad capitalina los que requirieron este tipo de ayudas, para los cuales la Xunta destinó 23.250 euros, al año siguiente, en 2019, la cifra de familias que pidieron el bono social eléctrico autonómico alcanzó los 165. En esa ocasión, el importe de las ayudas concedidas por parte de el Gobierno gallego se situó en 55.050 euros.

Fue en el año de la irrupción de la pandemia del COVID cuando se registró hasta ahora el mayor número de solicitudes de estas subvenciones públicas para sufragar los recibos de la luz, pues en la línea del año anterior, las personas que demandaron los bonos alcanzaron las 167. Asimismo, 2020 fue el año en el que mayor cuantía económica destinó a Pontevedra a este respecto, superando el importe de las ayudas otorgadas los 56.000 euros.

Requisitos de solicitud

Para acceder a este tipo de ayudas específicas de la Xunta, las personas solicitantes deben ser residentes en Galicia, titulares de un servicio con una tarifa de último recurso y consumidores vulnerables severos; por lo tanto, beneficiarios del bono social estatal con un 40% de descuento, además de encontrarse en una situación de riesgo de exclusión social, bajo informe expedido por los servicios sociales de los ayuntamientos correspondientes.

Los bonos, que se otorgan por orden de presentación de solicitud, cubren el 50% de la factura eléctrica correspondiente a la vivienda habitual y contemplan una cuantía máxima anual de 300 euros o 450 euros, en el caso de familias numerosas.

Las personas interesadas en efectuar la presentación de este tipo de solicitudes deberán realizarlas preferentemente por vía telemática y, con el objetivo de dar agilidad al procedimiento, se establece un plazo máximo de un mes desde la presentación de dicha solicitud hasta su resolución.

Así, una vez la Vicepresidencia segunda y Consellería de Economía, Empresa e Innovación, a través de la Dirección Xeral de Planificación Enerxética e Recursos Naturais, comprueba que se cumplen los requisitos, se realiza el pago directamente a los comercializadores de referencia a medida que van remitiendo las facturas.

El pasado mes de agosto, la Xunta anunció la ampliación del presupuesto para el Bono Social Eléctrico, por segunda vez en este 2021, pasando de los 1,3 millones de euros a los 2,1 millones actuales e incrementando la cuantía en un 31% más.

Con el objetivo garantizar el suministro en los hogares gallegos con mayores dificultades, dicha ampliación de la partida autonómica está relacionada con el hecho de que se hubiera constatado un aumento significativo del número de demandas por parte de los gallegos, un 39% más que en el año 2020, de manera que el aumento presupuestario final implicó un 61% más de lo previsto inicialmente para este tipo de soporte económico.

El Concello no destina una partida específica

A diferencia de otros municipios, el Concello de Pontevedra no cuenta con una partida presupuestaria específica para sufragar los recibos de aquellos pontevedreses que tengan problemas para asumir los pagos. Esta realidad contrasta con la de la otra gran ciudad de la provincia, Vigo, cuyo gobierno local destinó casi 40.000 euros en la pandemia para sufragar este tipo de recibos.

Según informaron desde el gobierno local, el Concello de Pontevedra trabaja para paliar las posibles situaciones de pobreza energética que se puedan estar viviendo en el municipio a través del Bono Social Eléctrico de la Xunta de Galicia y con otro tipo de ayudas puestas en marcha por el Ejecutivo autonómico. Desde el Concello de Pontevedra apuntaron que “al menos, este año, no existe una partida específica” para cubrir los gastos de la factura de los pontevedreses que se encuentren en una situación económica delicada o en riesgo de exclusión social.

Asimismo, fuentes municipales informaron que sí existe un tipo de emergencia de carácter municipal con la que sí se podría contribuir a subsanar parte de este problema, pero también indicaron que dicha ayuda económica “no está independizada en los presupuestos ni es tan eficaz como las ayudas citadas anteriormente, de manera que es algo residual”, aseguraron.

En el caso de la ciudad olívica, cabe destacar que el Concello dispone de un paquete específico para aquellos vigueses que demanden ayuda para hacer frente a los gastos de la luz o el gas.

Compartir el artículo

stats