Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El colegio de Sanxenxo con más censo escolar aplaza otra vez el curso por su reforma integral

El CEIP de Portonovo retrasa al jueves la incorporación a clase de sus 300 alumnos

Maquinaria, vallas y material de obra en el recinto escolar de Portonovo.

Maquinaria, vallas y material de obra en el recinto escolar de Portonovo. Gustavo Santos

Con prácticamente todos los alumnos de la provincia sumergidos en plena rutina escolar, alrededor de 300 niños de Portonovo y sus alrededores todavía deberán aguardar unos días para comenzar el curso. El CEIP de la localidad, el colegio más grande de todo el municipio de Sanxenxo, no pudo iniciar las clases el pasado jueves, como en el resto de Galicia, y tampoco lo hace hoy, como se anunció inicialmente. El colegio ya ha informado a los padres de que “el inicio de las clases se aplaza para el próximo jueves 16, tanto para educación Infantil como para Primaria”. Añade que “informaremos debidamente de los horarios de entrada y salida y las puertas indicadas a tal efecto”.

La razón de este retraso, que aún podría ser mayor según la evolución de las obras, está en los trabajos de reforma integral de las que es objeto este centro educativo, el de mayor tamaño del municipio ya que su matrícula ronda los 300 niños (el 23% de todo el alumnado del municipio, que es de unos 1.270 estudiantes en Infantil y Primaria), muy por encima del segundo colegio con más censo, el Abrente, también en Portonovo (con 217 matriculados), del de A Florida (215) y del recién estrenado de O Cruceiro, en Vilalonga, que cuenta con 211 escolares.

Este último centro, aunque se construyó desde cero, sí estuvo disponible para comenzar el curso con normalidad, pero las obras en Portonovo comenzaron el pasado mes de agosto, con un plazo de ejecución de cuatro meses, lo que supone interferencias en la actividad lectiva., con los niños y los operarios compartiendo el mismo espacio.

Malestar de los padres

Este segundo retraso ya era temido por los padres hace días, que han mostrado ya su malestar en las redes sociales y algunos ya hablan de movilizaciones por “esta falta de planificación”. Y es que las obras previstas son de envergadura. Se adjudicaron a mediados del pasado mes de julio por algo menos de 800.000 euros y suponen una rehabilitación integral de sus edificios, con actuaciones de calado. Así, en materia de eficiencia energética, está prevista la sustitución de las cubiertas y el cambio de toda la carpintería exterior, además de acometer un amplio aislamiento térmico y la instalación de iluminación LED.

Otras obras previstas son la instalación de pavimento vinílico, el pintado del edificio de Infantil, el pulido del terrazo y la instalación de una estufa de biomasa. Según el plazo previsto, no estaría todo finalizado hasta noviembre o diciembre.

Compartir el artículo

stats