Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Colas para vacunarse sin cita previa

Cola interior en el Recinto Ferial para recibir el pase sin cita previa.

Cola interior en el Recinto Ferial para recibir el pase sin cita previa. Gustavo Santos

El área sanitaria de Pontevedra-O Salnés vivió ayer su primera jornada de vacunación libre, es decir, sin cita previa, para todas aquellas personas mayores de 12 años que todavía no hubiesen sido inoculadas. El Recinto Ferial de la Boa Vila acogió desde primera hora de la mañana a los participantes en una “repesca total”, que bien por motivos laborales, incidencias, viajes o por negativa en el momento en el que la estrategia de vacunación designaba el pinchazo para su grupo de edad, no acudieron a la cita.

La incertidumbre y la incertidumbre ante la organización de una campaña de inmunización “a ciegas” surcaron los pensamientos de los profesionales sanitarios durante las primeras horas de la jornada matinal. “Es muy difícil estimar el cálculo de dosis de vacunas al no saber cuanta gente puede acudir”, explicó Roi Pereira, responsable de la vacunación en el recinto pontevedrés durante la jornada de ayer, ante la complejidad de tener que organizar una campaña de puertas abiertas, a la que podía acudir cualquier persona, tuviese la edad que tuviese, tanto si estaba sano como si acaba de pasar la enfermedad.

La afluencia está siendo muy buena, pero tampoco agobiante

decoration

Alrededor de las 12.30 horas, las primeras colas comenzaron a formarse en la entrada al Recinto Ferial. Menores de edad, personas jóvenes y también adultos esperaban con su DNI la emisión de un número a presentar en el box de vacunación, que les daría el derecho inmediato a la inmunización. Los profesionales sanitarios trabajaron a un ritmo de 150 inoculaciones por hora y, a las 13 horas, ya habían administrado hasta 600 dosis, en una jornada que arrancó a las 9 horas.

La afluencia está siendo muy buena, pero tampoco agobiante”, apuntó Pereira, refiriendo una concurrencia similar al de jornadas con citación, aunque con la peculiaridad organizativa de no poder estimar el número de dosis necesarias. El sanitario explicó que los viales vienen descongelados desde Santiago de Compostela, “pero en una cadena de frío que no se debe romper”, debiendo preparar los sueros en función de las personas que ayer fueron entrando en el centro de vacunación. En cuanto a los preparados administrados, “el 99% está recibiendo Pfizer, aunque hay algunos rezagados de Moderna”, detallaron desde la coordinación, que, además, ya comenzó a inocular la tercera dosis de Moderna, para pacientes inmunodeprimidos, “Nos estrenamos con terceras dosis para un colectivo de población muy específico, como personas trasplantadas, que forman parte del grupo de alto riesgo”, apuntó el profesional.

Nos estrenamos con terceras dosis para un colectivo de población muy específico, como personas trasplantadas

decoration

Las motivaciones para acudir a la repesca fueron ayer tan variadas como los perfiles de ciudadanos. Yolanda Guillamón, de 23 años, recibió la primera dosis de Pfizer, después de no haber recibido citación para la vacuna por motivos de desplazamiento entre Murcia y Galicia. “Soy murciana, pero vine a Pontevedra por trabajo y, debido al cambio en la comunidad autónoma, no he recibido la cita para vacunarme”, explicó. Yolanda pasó el coronavirus en el mes de enero y, aunque con síntomas leves, relató que perdió el gusto y el olfato, tuvo fiebre alta y dolores de cabeza. “El período de cuarentena fue difícil, porque me cuadró en la época de exámenes y tuve que aplazarlos”, relató la joven.

En el caso de Gabriel Vázquez, de 54 años, fue un problema administrativo el que le impidió inmunizarse con su grupo de edad. “ Tenía mi teléfono mal en el Sergas y no recibí la llamada. Me puse en contacto para pedir cita, y me dijeron que podía acudir a la vacunación libre”, relató.

Muchos fueron los padres que acompañaron a sus hijos a la vacunación. Es el caso de Ana Doce, madre de Mariña, de 13 años. La adolescente pasó el virus en el mes de julio y, a consecuencia del contagio, “no pudo recibir la vacuna el día que la llamaron”, explicó su madre. “Decidimos venir sin cita, porque queremos que comience el instituto vacunada, es una tranquilidad para nosotros”, detalló Ana Doce.

Inmunización de pontevedreses en riesgo de exclusión

El Sergas, en colaboración con el Concello de Pontevedra y las entidades sociales de la ciudad, logró vacunar esta semana a una veintena de personas en riesgo de exclusión social. Así lo comunicó el responsable municipal de Benestar Social, Marcos Rey, quien comentó que de un total de 25 convocados, al centro de salud Virxe Peregrina acudieron 20 personas para recibir la dosis de la vacuna contra el COVID.

El concejal pontevedrés señaló que la localización de estas personas fue complicada, pero la respuesta por parte de esta población diana fue “un éxito rotundo”, ya que a la cita acudieron el 80%. Según destacó Rey, tanto el Concello como las ONG de la ciudad, entre las que se encuentran Rexurdir, la Unidad Asistencial de Drogodependencias o el comedor San Francisco, entre otros, continuarán intentando localizar a las personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad y que todavía no han recibido el suero, de manera que está previsto que el Sergas fije una nueva fecha para su vacunación.

El responsable de Benestar Social apuntó que todas las personas en esta situación fueron inmunizados con una monodosis de Janssen con el objetivo de completar la pauta en el momento de ser citados. Asimismo, Marcos Rey hizo especial hincapié en el esfuerzo realizado, tanto por parte de la Administración local como por las diferentes entidades sociales, para localizar a estas personas, puesto que muchas no disponían de teléfono.

Primer repunte de casos desde que la quinta ola empezó a remitir

Pontevedra-O Salnés cuenta con 249 casos activos de COVID, lo que suponen nueve más que en la jornada anterior. Esta es la primera vez que las infecciones aumentan prácticamente mes y medio, desde que la quinta ola empezó a remitir en el área sanitaria. Por otra parte, la presión hospitalaria continúa reduciéndose. A día de hoy, tan solo ocho personas permanecen ingresadas en el Hospital Montecelo, de las cuales tres se encuentran en planta y otras cinco están en la UCI. Tanto el Hospital de O Salnés como el Miguel Domínguez están libres de COVID.

Uno de los datos destacables de la jornada es que en la comarca siete concellos ya está libres de COVID. Se tratan de Barro, Moraña, Portas, Ponte Caldelas, Campo Lameiro y Cerdedo-Cotobade. Respecto al resto de municipios, estos reflejan una buena evolución de la pandemia, ya que la incidencia a 14 días es inferior a los 150 casos por 100.000 habitantes.

Compartir el artículo

stats