Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La odisea de llenar el depósito

Un empleado en la gasolinera de Campañó, que ayer era la más barata del municipio.

Un empleado en la gasolinera de Campañó, que ayer era la más barata del municipio. Gustavo Santos

El precio de los carburantes no deja de subir semana tras semana y llenar hoy el depósito con gasolina 95 es un 20% más caro que a principios de año. Se necesitan cerca de 80 euros para adquirir 55 litros de este combustible, 13 más que en enero, mientras que en el caso del diesel se rondan los 70, diez más que hace nueve meses. Por tanto, llenar el depósito se convierte en una odisea para muchos conductores y profesionales del volante. Aunque muchos se mantienen fieles a sus costumbres y acuden a la gasolinera habitual, tampoco faltan aquellos que acuden a webs especializadas para localizar la estación de servicio más barata de su entorno.

Según los últimos datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), la gasolina se paga actualmente en España a una media de 1,421 euros el litro, mientras que el gasóleo lo hace a 1,265 euros, por lo que los carburantes se mantienen en niveles no vistos desde 2014 en el caso de la gasolina y desde 2018 en el del gasóleo.

Las mismas webs a las que acuden los que buscan el carburante más barato señalan que en la jornada de ayer, la gasolina 95 oscilaba en el municipio de Pontevedra entre los 1,369 euros por litro y los 1,504 euros, mientras que el diesel se vendía en una horquilla de 1,209 euros hasta 1,329, en función de la gasolinera a la que se acuda. Y estas mismas fuentes situaban a la estación de servicio Cvoil como la más barata del municipio. Situada en la carretera de Vilagarcía, en Campañó, se presenta en sus rótulos como una gasolinera “low cost”, una etiqueta que también luces otros recintos de la comarca, como los existentes en los polígonos empresariales de A Reigosa (Ponte Caldelas) y Curro (Barro).

No obstante, esta comparativa se limita al parque de estaciones del municipio de Pontevedra. En el ránking de precios de ayer también figuraban en los mejores puestos estaciones de Lérez o Placeres. Eso sí, hay algún centro comercial que vincula la compra de combustibles en sus instalaciones a descuentos en las compras en su supermercado.

En todo caso, las mismas webs especializadas apuntan más allá del territorio capitalino para localizar el carburante más barato de la provincia, que se concentra en una gasolinera de Caldas y en varias de la zona de Arousa, especialmente en Vilanova.

Lo que no cambia es la tendencia alcista del precio de los carburantes desde hace casi un año, desde noviembre de 2020. En lo que va de 2021 la gasolina es un 20% más cara en la provincia y el gasóleo supera el 17%. En agosto pasado se registró el valor más elevado para la gasolina en ese mes desde 2013, mientras que el gasóleo marca su cifra más alto para este mes desde 2015. Pese a la escalada de precios, ambos carburantes siguen aún lejos de los máximos históricos que alcanzaron la semana del 3 de septiembre de 2012, hace casi nueve años, cuando la gasolina costaba 1,522 euros y el gasóleo, 1,455 euros.

Además, esta fotografía cambia según el territorio en el que se pare a repostar, y es que los precios que aparecen en el Boletín Petrolero son una media nacional para los dos carburantes más frecuentes en España, la gasolina 95 y el gasóleo. De hecho, Canarias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla tienen una fiscalidad diferente, lo que se traduce en unos precios más bajos.

Compartir el artículo

stats