Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El futuro de la planta en Lourizán y Segunda mesa de diálogo entre las partes

El Gobierno insta a Ence a trasladarse pero la compañía replica que en Galicia no es posible

Trabajadores se movilizan ante la mesa de trabajo de Ence. GUSTAVO SANTOS

Sin grandes avances y sin una solución clara, pero con todas las cartas sobre la mesa. Así finalizó ayer la segunda reunión de trabajo sobre el futuro de la fábrica de Ence en Lourizán que tuvo lugar en la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra y que estuvo caracterizada por la ausencia de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Con más de un centenar de trabajadores de la pastera congregados en las inmediaciones de la plaza de España entonando cánticos como “Solución xa, peche non”, lanzando rollos de papel higiénico, petardos y prendiendo bengalas, a la vez que permanecían expectantes por conocer cuál era el resultado de dicha reunión, todas las partes asistieron a un encuentro que se prolongó durante más de dos horas y en el que el que cada uno de los agentes implicados dejó clara su postura.

Lo más destacable de la mesa de diálogo fue la posición del Gobierno central, de manera que el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, ha asegurado que “no hay posibilidad o atisbo de encontrar una vía administrativa que permita burlar la sentencia de la Audiencia Nacional que anula la prórroga concedida a Ence para la ocupar terrenos de dominio público marítimo-terrestre”.

Las diferentes partes implicadas se reunieron ayer en la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra. Gustavo Santos

En este sentido Morán apuntó que convenía “dejar claro que esto no es viable para no crear falsas expectativas”, pero trasladó el compromiso por parte del Estado de, “en el caso de que la empresa siga mostrando interés de producir en Galicia y la Xunta habilitase una espacio industrial adaptado, acompañar a la empresa en el proceso de reubicación de la planta e incorporación de procesos de innovación, de manera que podría recibir apoyo de ayuda pública y así el Gobierno de España la acompañaría en dicha reubicación”.

Ante la posibilidad de ese hipotético traslado, Hugo Morán indicó que “tenemos que aceptar que la empresa va a defender sus intereses más allá de que saben perfectamente cuál es el alcance de la sentencia. Pero no es posible que en todo el suelo de Galicia no haya una parcela viable para la ubicación de una pastera fuera del dominio público marítimo-terrestre”. Así, el secretario de Estado de Medio Ambiente afirmó que “industrias de estas características existen fuera del dominio público marítimo-terrestre y funcionan perfectamente, algunas de ellas de titularidad de Ence, por lo que alternativas hay, otra cosa es que la empresa no quiera hacer el esfuerzo ni la inversión que supone el traslado”.

Por su parte, la posición de la empresa fue rotunda: o mantener la producción en Lourizán o el cierre de la planta. La celebración de la mesa de diálogo no ha supuesto para la dirección de la pastera ningún cambio en su posicionamiento inicial, de hecho, el director territorial de Ence en Galicia, Antonio Casal, realizó prácticamente las mismas declaraciones tanto a la entrada como a la salida de la reunión.

Los trabajadores recibieron entre aplausos al conselleiro de Economía, Francisco Conde. Gustavo Santos

A este respecto, Casal aseguró en sendas ocasiones que “se non hai non hai unha solución xurídica ou administrativa para que Ence poida seguir producindo en Lourizán, pois moito me temo que a única solución será o peche”. El responsable de la empresa en la comunidad gallega también se mostró tajante a la hora de afirmar que “a única posibilidade que hai é que sigamos coa actividade, onde estamos agora. A solución é buscar a maneira de que poidamos seguir en Lourizán”.

Para justificar su postura, la empresa presentó en la mesa de diálogo un informe en el que se analizan un total de 441 ubicaciones posibles, de las cuales las más adecuadas serían siete que, a ojos de la compañía, tampoco llegan a cumplir los requisitos para reubicar la actual planta de la pastera en Lourizán.

A preguntas de los medios de comunicación sobre una posible reubicación de los trabajadores en la planta que Ence tiene en Navia en caso de que cerraran la fábrica pontevedresa, Antonio Casal señaló que “en Navia difícilmente poderían asumir a todos os traballadores” y añadió que “ademais non só falamos de traballadores, senón de que probablemente suporía a ampliación dunha instalación existente que nada ten que ver cunha fábrica independente”.

De momento, la empresa todavía no ha formalizado la presentación del recurso de casación contra la sentencia dictada por la Audiencia Nacional y Casal afirmó ayer que lo harán próximamente, ya que todavía están en plazo. El director territorial de Ence en Galicia concluyó indicando que “temos a confianza de que se poidan atopar solucións para que Ence poida seguir producindo en Lourizán, pero na circunstancia de hoxe, se non se produce ningún cambio, vexo moi difícil que non se produza o peche”.

Plazo de ejecución

A la cita sobre el futuro de Ence en las inmediaciones de la ría tampoco faltó el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, quien explicó que “a empresa non mostrou interese en buscar unha ubicación alternativa. O meu plantexamento é o do dereito dos pontevedreses a recuperar a ría e que esa fábrica se constrúa noutro lugar, porque claro que teño unha grande preocupación por que se manteñan os postos de traballo, pero aquí a presión dos traballadores debe ser para a empresa e para a Xunta, que é a que ten as competencias exclusivas en industria e reordenación do territorio”.

Lores manifestó su compromiso de que “se a sentenza é firme, pode darse un prazo prudencial ata a súa execución para que a empresa siga producindo en Lourizán mentres non poda facelo noutra ubicación; pero só se a empresa presenta un proxecto firme de traslado”.

Se a sentenza é firme, pode darse un prazo prudencial ata a súa execución para que a empresa siga producindo en Lourizán se esta presenta un proxecto de traslado

decoration

Por otra parte, el regidor pontevedrés apuntó que “non entendemos a posición da Xunta que nega por activa e por pasiva que hai outra alternativa, unha contradición flagrante, cando hai proxectos de fábricas de pasta de papel para Galicia, dos cales a Xunta é coñecedora e que se sitúan noutro tipo de ubicación”. En la línea del Gobierno central, el alcalde de Pontevedra subrayó que “a empresa parece que estudou 441 ubicacións, seleccionou sete e tampouco lle valeron, hai unha grande contradición”.

Lores también comentó que en el encuentro lanzó la pregunta de si Ence realmente quiere seguir produciendo en Galicia, en la provincia o incluso en la comarca de Pontevedra, indicando a este respecto que “a empresa sabía perfectamente dende que comprou a fábrica que tiñan que abandonala en 2018. Nós tardamos catro meses en facer unha reunión para abordar o futuro dos traballadores, eles tiveron nove anos para buscar unha alternativa a un sitio no que xa sabía que ía ter que deixar de producir”.

El alcalde de Pontevedra también se mostró crítico con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, e hizo referencia a unas declaraciones realizadas por este en el año 2011 en las que afirmaba que “os días de Ence en Lourizán estaban contados e rematarían en 2018, pero cambiou de posición radicalmente” , concluyó.

A pesar de que la mesa acordó celebrar una nueva reunión en un plazo de entre 15 días y tres semanas, el alcalde de Pontevedra destacó que “o que se propón agora é estudar sitios alternativos e que se pase a documentación da empresa para que todos poidamos opinar, para volver a reunirnos unha vez analizada, pero si hai présa en tomar a decisión definitiva”.

Una de las anécdotas de la jornada la marcó los aplausos de los trabajadores a la llegada del conselleiro de Economía, Francisco Conde, a la Subdelegación del Gobierno, quien tras finalizar el encuentro declaró que “unha vez presentada a posición da empresa de que a única alternativa posible é a permanencia en Lourizán, esiximos ao Goberno central, que foi quen creou este problema, que achegue unha solución”, concluyó.

La plantilla buscará que la empresa mantenga la actividad

A la salida de la reunión, los representantes de los comités de fábrica y oficinas explicaron que las partes “comprometéronse a non executar a sentenza mentres non teñamos unha solución para os postos de traballo”, añadiendo que “entón agora temos que buscar o compromiso da empresa para que manteña a produción en Lourizán até que se nos dea unha solución”. A este respecto, el presidente del comité de fábrica, Antonio Lafuente, destacó que “o Concello asume este compromiso, aínda que a sentenza sexa firme”. Por su parte, la presidenta del comité de oficinas, Ana Cedeira, afirmó que “las impresiones que nos llevamos son que la única solución para el Gobierno es buscar otra ubicación y el alcalde expuso que no quiere a Ence en Pontevedra”.

El conselleiro de Economía tilda de “bloqueo” la situación actual

El vicepresidente segundo de la Xunta y conselleiro de Economía, Francisco Conde, calificó de “bloqueo” la postura del Gobierno central respecto al futuro de Ence en los terrenos de Lourizán y tildó de “decepcionante” el encuentro celebrado ayer por parte de la Administración central y del Concello de Pontevedra. Así, Conde indicó a su salida de la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra que ninguna de estas dos administraciones “achegaron unha solución, e a única alternativa proposta foi unha situación de bloqueo que levaría a Ence ao seu peche”.

El conselleiro de Economía manifestó, en este sentido, que “temos que respectar as sentenzas, pero ao mesmo tempo hai que identificar cal é solución para manter a planta de Ence en Lourizán, e é nese contexto onde a Xunta quere traballar”.

Compartir el artículo

stats