Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El río Lérez triplica el caudal de hace un año y llega al otoño con el mejor estado de la última década

Presa de Monte Porreiro del río Lérez, donde se encuentra la captación de agua para la población. Gustavo Santos

Hace unas semanas, el Concello de Pontevedra lanzaba un mensaje de tranquilidad sobre el abastecimiento de agua a la población ante el estado del Lérez y el embalse del Pontillón. A finales de agosto, el río registraba un caudal de menos de cuatro metros cúbicos por segundo y se apuntaba que su nivel “es suficiente” salvo que no se produjeran precipitaciones en las semanas siguientes. La lluvia de este arranque de septiembre parece alejar de forma casi definitiva el fantasma de la sequía, un fenómeno que históricamente se produce en el río a partir del 15 de este mes aproximadamente y hasta bien entrado octubre.

Sin embargo, este año no parece que haya que pasar por ese problema. Con más de 32 litros por metro cuadrado de precipitaciones en poco más de una semana, Augas de Galicia certificaba ayer en su estación de medición aguas arriba de Monte Porreiro un caudal de seis metros cúbicos por segundo, lo que supone triplicar el existente hace justo un año. De hecho, el Lérez afronta el inminente otoño con el mejor estado de la última década a estas alturas del año.

Frente a los seis metros cúbicos por segundo actuales, en septiembre 2020 apenas superaba los dos y en el mismo mes de 2019 la situación aún era peor, ya que no se llegaba a un metro cúbico. Hasta ahora, el mejor balance de este mes estaba en 2016, con 5,7 metros cúbicos.

Pontillón

Paralelamente, el embalse del Pontillón, que en esta época se mantiene sin uso para guardar su agua como reserva para posibles etapas de escasez, presenta un lleno casi total, al 93% de ocupación, según el último informe de Augas de Galicia, ligeramente por encima del 92% de hace un año. La presa del Umia se encuentra al 83%, mucho mejor que en septiembre de 2020, cuando apenas llegaba al 65%.

Uno de los factores clave para este favorable situación es el índice de precipitaciones de este verano, muy regular a lo largo de todos los meses, con 67 en junio, 32 en julio, 47 en agosto y 32 solo en estos primeros ocho días de septiembre, lo que supone unos 180 litros en cien días. Con este régimen de lluvias en un verano que muchos consideran húmedo, el río ha logrado mantener un caudal bastante estable a lo largo de la estación, con el añadido de que ha sido la única fuente de abastecimiento a los ciudadanos durante la época de mayor consumo, debido al aumento de la población por la llegada de miles de turistas. El agua del Lérez abastece no solo al municipio capitalino sino también, en mayor o menor medida, a Sanxenxo, Marín y Poio principalmente.

La inusual acumulación de lluvia en este arranque de septiembre se pone de manifiesto en una comparación con lo recogido en todo el mes en la última década. Los 32 litros de estos primeros ocho días supone una media diaria de cuatro litros cada 24 horas, el doble que el pasado año o en 2019, y muy por encima de los 0,3 o 0,4 litros de los años 2018 y 2017.

Alegaciones

Por su parte, la Diputación de Pontevedra prepara alegaciones al anteproyecto del ciclo integral del agua que elabora la Xunta y advierte de que “si este plan sigue adelante, se llegará a los tribunales”. El diputado provincial Carlos Font califica de “intolerable el intento de la Xunta de imponer un modelo injusto y unilateral, que supondrá cargas para los concellos y un incremento en el recibo”.

Sanxenxo aumentó el consumo de agua en agosto

No fue un agosto excesivamente cálido, pero pasará a la historia por haber batido el récord de consumo de agua en la comarca de O Salnés. Así lo indican los datos que ha recogido la Mancomunidade, que suministró desde la estación depuradora de Treviscoso más de 768 millones de litros de agua a toda la comarca durante este mes. El récord absoluto durante un mes de agosto estaba en el pasado año, donde se consumieron 760 millones. Eso sí, pese a ser el agosto de mayor consumo de la historia, no ha sido capaz de superar el mes de julio de 2020, donde se gastaron 806 millones de litros de agua debido al calor y al llenado de las piscinas, una situación que llevó a la Mancomunidade a pedir moderación para evitar problemas en el suministro. Ese mes de julio es el récord absoluto histórico, aunque lo normal es que el consumo siempre sea superior en agosto.

Este incremento solo tiene una explicación, el turismo, y lo avala el hecho de que casi todos los concellos se registraron pequeños descensos en el consumo con respecto al pasado año, a excepción de uno, el de Sanxenxo. En el lugar más turístico de Galicia, se consumieron el pasado mes de agosto 147 millones de litros de la red mancomunada, cerca de treinta por cien más que el mismo período del pasado año. Estos datos tienen una particularidad, ya que el municipio de Sanxenxo acostumbra a recoger de la red mancomunada el 30% del suministro que necesita. El 70% restante le llega a través de la conexión que mantiene con Pontevedra, lo que supone que el río Lérez aportó en agosto a Sanxenxo más de 340 millones de litros de agua.

Compartir el artículo

stats