Reencuentros, abrazos, emoción y algún que otro llanto. Unos 15.000 escolares han reanudado el curso en las aulas de Infantil y Primaria del municipio de Pontevedra, un curso, igual que el anterior, marcado por las medidas establecidas para frenar el COVID, lo que supone entradas escalonadas, uso de mascarilla, ges hidroalcohólico o mamparas.

Aplican gel hidroalcohólico a los alumnos del colegio de Barcelos Gustavo Santos

A diferencia del curso pasado, la mayoría de estudiantes de más de doce años, además de los trabajadores están ya vacunados,

Según la Consellería de Educación, la cifra de alumnos en el área de influencia de Pontevedra vuelve a bajar. Si el curso pasado eran 15.049 niños, este hay matriculados 14.348, es decir, 701 menos. Esto supone una caída en el alumnado de un 4,65%.

La mayoría de los matriculados este curso son escolares de Educación Primaria, 10.155, mientras que en Infantil hay 4.084. A todos ellos hay que sumar 109 de Educación Especial.

Más de la mitad del total de niños son alumnos de centros escolares del municipio de Pontevedra, que cuenta con 7.487, de los que 5.282 son de Primaria, 2.103 de Infantil y 102 de Educación Especial.

Alumnos en su nueva aula Gustavo Santos

Entre el resto de grandes concellos de la comarca, destaca Marín, con un total de 1.568 escolares, seguido de Sanxenxo, con 1.264. Por su parte, en Poio hay 1.095 y en Caldas, 795.

Tras Infantil y Primaria, será el turno de los institutos y la FP, que se incorporarán a las aulas el próximo miércoles 15 de septiembre.

Los últimos serán los alumnos de las escuelas oficiales de idiomas, a partir del jueves 16 de septiembre.