Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comedor, la labor más visible de los franciscanos

Los frailes Gonzalo, José Antonio (superior) y Umberto junto a dos trabajadoras del comedor social.

En junio de 1988 el comedor social de San Francisco comenzaba un servicio que sigue dando a día de hoy a las personas sin recursos y en riesgo de exclusión social.

El padre Amaro, entonces superior de los franciscanos, fue el impulsor de esta iniciativa, que actualmente dirige el padre Gonzalo, con la colaboración de otros frailes, incluido el superior, y voluntarios.

Actualmente, utilizan el comedor entre 120 y 130 usuarios, que llegaron a ser cerca de 200 durante los meses más duros de la pandemia. Es precisamente ésta la que ha marcado el cambio más importante: desde marzo de 2020 no se sirve en el interior, sino que los beneficiarios recogen la comida caliente en tápers. Además, se llevan bolsas con bocadillos, fruta, yogures y un postre.

Este comedor subsiste a base de los donativos de particulares y empresas, así como de instituciones como el Banco de Alimentos. Precisamente, el Arzobispado de Santiago anunció ayer una aportación de 10.000 euros para Pontevedra entre una serie de partidas a diferentes entidades de carácter social de Galicia.

“La fuerza del comedor es la sociedad: los particulares y las empresas”, destaca el superior de San Francisco.

Los cambios con la pandemia

El padre Gonzalo confiesa que por el momento no se plantean abrir las instalaciones para hacer los servicios de comidas porque el temor a que se genere un brote por COVID sigue muy presente.

Antes de la pandemia eran tantos los beneficiarios que acudían que se tenían que hacer dos turnos, e incluso a veces tres.

En los meses del confinamiento contaron con la ayuda de los voluntarios de Protección Civil e incluso de la colaboración altruista del chef Pepe Solla.

Entonces y ahora, siempre hay dos platos, postre y se les entrega la merienda o cena en frío para llevar.

Son muchas las empresas que hacen posible esta labor diaria con sus donativos: Froiz, A Devesa, Mercadona, Frutas Moncho, Congelados Conjusa, Pastelería Capri... Entregan desde alimentos hasta material necesario como los tápers.

Compartir el artículo

stats