Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una mirada de ayer y hoy

Óscar Ferreira mostrando una imagen antigua de la Peregrina en contraste con la vista actual. Gustavo Santos

Una Gran Vía de Montero Ríos con una hilera de autobuses estacionados frente al Pazo Provincial y turismos de los años 60 transitando la calzada. Tres carriles de circulación en el entorno del santuario de la Peregrina, hoy peatonalizado. Una vista del antiguo Hotel Universo que en la actualidad alberga una conocida tienda de ropa. Carros de bueyes y carruajes de caballos recorriendo a principios del siglo XX la calle del Progreso, más tarde renombrada Benito Corbal.

Son algunas del más de un millar de imágenes que guarda Óscar Ferreira en su archivo, desde que con 16 años se aventuró a coleccionar fotografías antiguas de Pontevedra para, décadas más tarde, abrir un blog en el que compartirlas.

Todo empezó con la colección de imágenes antiguas que varios periódicos locales lanzaron en unas campañas promocionales de los años 90. Años más tarde, fue su curiosidad por conocer cómo se había transformado la ciudad y su gusto por las fotografías antiguas, así como la posibilidad que permiten estas de viajar en el tiempo, lo que llevó a este ingeniero pontevedrés a no solo recopilar aquellas imágenes de avenidas, paseos y plazas de la ciudad, sino a reproducirlas en la actualidad con el objetivo de comprobar su transformación.

Intento reproducir la imagen con la misma precisión de la antigua

decoration

Cuando llegó la pandemia del COVID, Ferreira se animó a abrir la cuenta de Instagram @pontevedra.thenandnow con el objetivo de poder mostrar también en esta red social tan visual este proyecto personal que para él constituye una afición. Lo que no se esperaba era la repercusión que ha tenido desde entonces.

Este pontevedrés, que ya lleva compartidas casi 500 instantáneas de diferentes rincones de la Boa Vila, cuenta que “esta idea surgió con el paso de los años, porque como tenía tantas fotos acumuladas se me ocurrió que a lo mejor podía intentar copiar la fotografía antigua de la forma más exacta posible, de intentar reproducirla con la misma precisión, de manera que si un fotógrafo de aquella época tomara hoy esa fotografía, poder mostrar lo que vería en la actualidad”.

Con lo que no contaba en absoluto Óscar Ferreira es que aquella idea llegaría a tener tanta repercusión, y es que en la actualidad ya cuenta con más de 4.000 seguidores en la red social, algo que no deja de sorprenderle, ya que según explica, “Instagram es una red social de gente joven y nunca pensé que fuera a calar tanto en ese público”.

Desde la misma perspectiva

Óscar Ferreira dice que ni es fotógrafo ni se dedica a nada relacionado con el sector, incluso bromea diciendo que “tengo una cámara que aprovecho lo justo, realmente”, comenta entre risas, pero siempre mostró inquietud por las fotografías antiguas y por conocer cómo había evolucionado su ciudad natal.

Ferreira trabaja en el sector de la construcción como ingeniero y es por eso que siente una especial debilidad por el aspecto urbanístico, de ahí que en sus instantáneas le guste hacer una comparativa entre el antes y el después de las diferentes calles, para comprobar la transformación de las edificaciones, los trazados de los viales, las diferentes ampliaciones o los rellenos de la ría, entre otros.

Algunhas fotos son irreproducibles porque han construido edificios en el punto en el que te tendrías que situar

decoration

En este sentido, el responsable del proyecto @pontevedra.thenandnow insiste en que “no se trata solo de sacar una foto en la misma zona que aparece en la foto antigua, sino que trato de cuidar el encuadre, buscar referencias y procurar la misma perspectiva. De hecho, hay algunas fotos que tengo que no las puedo publicar, porque a día de hoy son irreproducibles. Estas se quedan en el tintero porque han construido un edificio en el punto en el que te tendrías que situar para hacer la foto”.

Para Óscar Ferreira esto es “puro entretenimiento”, le encanta y se divierte saliendo a la calle con su equipo para reproducir las fotos que selecciona, pero confiesa que “es una gran inversión de tiempo y esfuerzo, porque a veces tienes que hacer unas 30 fotos, llegas a casa, las vuelcas en el ordenador y luego tienes que escoger la que mejor se ajusta. A veces incluso no sirven y tienes que volver otro día, pero para mí es muy entretenido”.

Más allá de las fotografías, Óscar Ferreira incluso guarda vídeos de las calles de la ciudad que él mismo grabó en los años 90 con una cámara de vídeo que habían comprado para la Expo 92 y que en la actualidad también intenta reproducir: “Cuando iba con mi padre en el coche, la llevaba y grababa diferentes zonas, porque pensaba que el día de mañana podría ver aquellas cintas y recordar cómo eran las calles. De aquella no había quien se viera aquellos vídeos, pero hoy, con el paso del tiempo, tiene su encanto”, concluye Ferreira.

El antes y el después

Una de las comparativas realizada por Ferreira es la que permite vislumbrar la transformación de la avenida de As Corbaceiras, con la que se ocuparon terrenos ganados al mar mediante la ejecución de un malecón a principios del siglo XX para mejorar el histórico muelle del barrio marinero de A Moureira. Frente a la primera imagen de 1928 que guarda el Arquivo Histórico de Lugo, contrasta hoy una avenida totalmente urbanizada y con toda la fachada fluvial edificada.

Imagen del antiguo muelle de As Corbaceiras, desde el que se podía contemplar la plaza de toros. Arquivo Histórico Provincial de Lugo

Vista actual de la Avenida de As Corbaceiras. Óscar Ferreira

De Estampas Pontevedresas, de Hipólito de Sá Bravo, Óscar Ferreira recuperó una instantánea del negocio de Severino Martínez Piñó, “Ultramarinos La Abundancia”, y que estaba entre la calle Progreso y el camino del Rouco, hoy Benito Corbal haciendo esquina con Cobián Roffignac. Durante los comienzos del siglo XX este vial se convirtió en el eje principal de desarrollo de la ciudad y puesto que Corbal fue el que levantó la mitad de los edificios del mismo, en 1926 se renombró la calle en su honor. A continuación puede contemplarse una vista de Benito Corbal en el año 1925 y en la actualidad.

Un carruaje de caballos frente a Ultramarinos La Abundancia, en la antigua calle del Progreso, hoy Benito Corbal. Estampas Pontevedresas, Hipólito de Sá Bravo

Vista actual del cruce de Benito Corbal con Cobián Roffignac. Óscar Ferreira

Compartir el artículo

stats