Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atleta como mi guía

En el campo de Couso, en Lérez, entrenan los más perros y propietarios más ágiles

Uno de los grupos de Agility que entrenó ayer bajo la supervisión del educador Carlos Souto. | // GUSTAVO SANTOS

No todos los dueños comparten la naturaleza curiosa y aventurera de sus perros, mucho menos la intensidad energética de la que suelen hacer gala y frente a la que por momentos (léase tras un largo día de trabajo) sentimos pereza. En el extremo contrario, los practicantes de Agility entrenan una gran sincronización entre el animal y el guía y ambos realizan ejercicio físico simultáneamente.

Pontevedra cuenta desde finales del pasado año con un campo de entrenamiento en Couso, Lérez, donde se ejercitan semanalmente los integrantes del Club DivertiCans. Éste es un buen reflejo de la diversidad del Agility, que convoca a guías de todas las edades y a perros de las más diversas razas.

Los practicantes entrenan una gran sincronización entre el animal y el guía y ambos realizan ejercicio físico simultáneamente

decoration

“Cualquier tipo de perro, tenga el tamaño que tenga puede practicar agility”, recuerdan los integrantes del club. Hasta los ejemplares aparentemente (y en realidad) con menores opciones dadas sus características físicas, como el habitualmente corpulento bulldog inglés, han sorprendido en competiciones internacionales.

Un guía da instrucciones a su mascota. | // GUSTAVO SANTOS

En las más recientes pruebas de la Liga Autonómica de Agility, disputadas en junio, destacaron los perros Eris, guiado por Mara Ríos; Hachi, conducido por Carlos Souto; y Trice, con Jorge Santos. Los tres obtuvieron los mejores resultados en sus respectivas categorías, un éxito que refleja el cada vez mayor interés por este deporte.

Pontevedra cuenta con un campo de entrenamiento en Couso, Lérez, donde se ejercitan los integrantes del Club DivertiCans. Éste es un buen reflejo de la diversidad del Agility, que convoca a guías de todas las edades y a perros de las más diversas razas.

decoration

“Este sector es bastante numeroso, en Pontevedra todos podemos ver que hay muchos perros paseando”, recuerda Carlos Souto, responsable del Club, que además de entrenar a los grupos de Agility también cuenta con programas de educación canina.

La joven propietaria conduce a su perro en el ejercicio sobre la plataforma/ Gustavo Santos

Sus educadores impartirán a partir de septiembre los primeros “Cursos para a Boa Cidadanía Canina”, que promueve la Concellería de Benestar Animal. Los talleres son gratuitos (los interesados pueden inscribirse en apuntate.pontevedra.gal y en el 627937281) y se llevarán a cabo en diferentes zonas verdes y parques. Los participantes han de ser vecinos censados en Pontevedra y sus perros deben contar con microchip, estar al día en la cartilla sanitaria o no ser consideradso potencialmente peligrosos.

A los que superen el 80% de las asignaturas de los "Cursos de Boa Cidadanía Canina", que se impartirán a partir del próximo septiembre, se les concederá un carnet de aptitud y un chaleco/arnés que acredite al buen ciudadano canino

decoration

Una practicante de Agility conduce a su perro para salvar un obstáculo/ Gustavo Santos

La organización se propone que sea todo un programa formativo con título incluido. Los perros tendrán que dominar 10 pruebas de comportamiento básico, como atender la llamada o saber relacionarse con otros perros y se les hará una evaluación final. Al que supere el 80% de estas asignaturas se le concederá un carnet de aptitud y un chaleco/arnés que acredite al buen ciudadano canino.

Compartir el artículo

stats