Poio, Portas y Campo Lameiro se movilizan para conservar sus sucursales bancarias

Una manifestación, acuerdos plenarios y otras medidas buscan que las oficinas sigan abiertas

Asistentes a la manifestación de ayer en Campo Lameiro.   | // GUSTAVO SANTOS

Asistentes a la manifestación de ayer en Campo Lameiro. | // GUSTAVO SANTOS / Redacción

Redacción

Poio, Portas y Campo Lameiro, los últimos municipios afectados por el anuncio de cierre de sus oficinas bancarias, tras los casos de Seixo (Marín) y Cerdedo-Cotobade, entre otros, manejan varias fórmulas para conseguir que esas sucursales continúen abiertas. Así, en Campo Lameiro se celebró ayer una manifestación vecinal, mientras que Portas ha convocado un pleno extraordinario para el 31 de agosto para mostrar el rechazo general a la desaparición de la única oficina de este tipo existente en el municipio y que cerrará el 22 de septiembre.

Por su parte, la corporación municipal de Poio adoptó en la noche del jueves en un pleno un acuerdo unánime de “rechazo rotundo” de la desaparición de la sucursal de Campelo. Se apuesta por emprender movilizaciones y cancelar las cuentas municipales en Abanca.