Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mariscos y pescados a precio de oro

Vendedoras de la Plaza, hosteleros y clientes constatan las alzas de precios: “No paran de subir, está todo carísimo”, lamentan los profesionales

La profesional de Moluscos Emilio muestra a un cliente dos lumbrigantes/ Gustavo Santos

“No para de subir, está todo carísimo”, reconoce la profesional del puesto de Moluscos Emilio, referencia en el Mercado de Abastos para la hostelería de la comarca, uno de los sectores que constata el incremento de precios de mariscos y pescados.

La escalada arrancó antes del verano, se ha multiplicado en las últimas semanas; y las explicaciones son de todo tipo, desde los efectos de la pandemia a la subida de los combustibles y la luz o, en algunos casos, la escasez de especies. El resultado en cualquier caso es el mismo: clientes habituales y profesionales del Mercado pueden ver que, masivamente, los productos frescos han multiplicado sus precios.

La navaja de las rías gallegas llegó el pasado jueves a 22 euros, cuando ayer (en un día de precios altos) podía comprarse a 9. Es el dato que recuerda una de las placeras para significar hasta qué punto por momentos se está produciendo un pico en las tarifas de pescados y mariscos.

“Es el año que más caro está todo”, explica también la vendedora de Peixes Elisa, “hay poca cantidad y el precio es alto. No recuerdo un verano en el que el rodaballo llegase a 40 euros”.

La navaja de las rías gallegas llegó el pasado jueves a 22 euros, cuando ayer (en un día de precios altos) podía comprarse a 9. Es el dato que recuerda una de las placeras para significar hasta qué punto por momentos se está produciendo un pico

decoration

El bogavante a 35 euros, la nécora a 29, el sargo a 9, la faneca a 5, igual que la maragota, la almeja babosa disparada a 35 euros… Las profesionales van explicando los precios y una tras otra reflejan el alza generalizada, en paralelo a la gran afluencia de clientes y turistas al mercado.

En Mariscos Esther los clientes solicitan exquisiteces como los percebes/ Gustavo Santos

A la presión laboral se suman estos días accidentes como la avería de la fábrica de hielo de Cambados, que obliga a las vendedoras a improvisar alternativas. “Nos estamos volviendo locas ¿cómo vamos a trabajar sin algo que es imprescindible?”, se preguntan.

Los grupos de visitantes foráneos y en general veraneantes representan en estos meses de la temporada estival hasta el 60% de las ventas de varios puestos. El bum de afluencia a las Rías Baixas no ha hecho sino acrecentar la escalada, de modo que una mariscada en este final de agosto se ha convertido en un lujo para unos pocos.

Los grupos de visitantes foráneos y en general veraneantes representan en estos meses de la temporada estival hasta el 60% de las ventas de varios puestos

decoration

En Mariscos Esther los percebes están a precios entre 55 y 75 euros, según el tamaño. “Han subido un poco de precio, pero en ellos no se nota mucho”, explica la vendedora, “donde se ve por ejemplo es en la cigala, que ha subido mucho más, unos 15 euros”.

A pesar de los precios, los productos gallegos no pierden tirón, como se percibe en los llenos que encadena la Plaza “No nos podemos quejar de las ventas”, reconocen las profesionales, que perciben también el incremento de demanda ligado al gastroespazo

decoration

A pesar de estos precios, los pescados y mariscos gallegos no pierden tirón, como se percibe en los llenos que encadena la Plaza “No nos podemos quejar de las ventas”, reconocen las profesionales mientras atienden pedidos y dan explicaciones a los clientes.

También constatan que la implementación del gastroespazo en la primera planta ha animado las ventas, ya que se ofrece la posibilidad de seleccionar los productos en las bancadas de la Plaza y, posteriormente, cocinarlos y degustarlos en el comedor del Mercado.

Se trata de una opción cada vez más demandada por los turistas. Éstos se apuntan a la alternativa en el marco de su periplo por la Plaza, a su vez parada fija en las visitas de los grupos que recorren la ciudad.

11.581 vecinos de la comarca activaron el Bono Comercio


Un total de 11.581 vecinos de la comarca se han descargado en los últimos meses el Bono Activa Comercio. Este sistema funciona a través de una aplicación móvil y el importe de cada bono va consumiendo en función de la compra: las iguales o superiores a 30 euros con un descuento de 5 euros, y a las iguales o superiores a 50 euros les corresponde una rebaja de 10 euros.

En la Boa Vila un total de 5.248 vecinos han descargado el Bono. Es el concello en donde esta iniciativa de la Xunta cuenta con más demanda seguido de Marín (2.453), Sanxenxo (1.045), Poio (1.040), Caldas (532), Moraña (300), Cuntis (273), Vilaboa (204), Barro (148), Cerdedo-Cotobade (129), Ponte Caldelas (117), Campo Lameiro (46), A Lama (29) y Portas (17). En la provincia de Pontevedra hay un total de 1.886 comercios adheridos, que se amplían a 5.675 en el conjunto de Galicia.

Más de 470.000 euros en ventas en los comercios de Pontevedra


El plazo para descargar el Bono Activa Comercio se amplió hasta el próximo 31 de octubre. El objetivo de la Xunta es seguir apoyando la reactivación del comercio de proximidad tras el peor escenario de la pandemia.

En el municipio de Pontevedra hay 208 tiendas adheridas, y hasta el momento “el Bono Activa Comercio consiguió un movilizado de ventas de 471.990 euros”, indican los portavoces de la administración autonómica. Si el cómputo se extiende a toda la provincia, el movimiento económico se sitúa en 5,2 millones de euros, que se reparten entre distintas tiendas de proximidad de los concellos. En ellos ya son 61.335 los usuarios que se descargaron el Bono, 190.885 en el total de Galicia.

Compartir el artículo

stats