Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esta compra nos sale muy cara

Empresarios, profesionales y clientes constatan alzas de precios de hasta un 10% de media, según los productos

Una profesional atiende el pedido de una clienta en la Pollería Lago, en la calle Cruz Roja. Gustavo Santos

La escalada de las tarifas de la electricidad, el butano y los carburantes se ha traducido en un significativo incremento de los precios en este 2021, especialmente en las partidas de transporte (7,9%) y vivienda (7,3%), según los registros del Instituto Nacional de Estadística. Y Galicia, que exporta más del 30% de la energía eléctrica que produce, es la que más sufre en el incremento del coste de la cesta de la compra, según el informe de este mismo mes de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Es un efecto que el tirón turístico no ha hecho sino multiplicar en los últimos meses, de modo que hoy una botella de aceite puede costar en las Rías Baixas hasta un 20% más que el pasado verano.

Es una perspectiva en la que coinciden sobre el terreno empresarios como Miguel Lago, al frente de varios supermercados y tiendas de alimentación. El profesional explica que “el incremento del precio de la luz, que como a cualquier ciudadano me parece una barbaridad, está repercutiendo de un modo muy claro” sobre el precio de venta final. Tras el conocido como tarifazo, “las facturas de cámaras y almacenamientos se han disparado. Y en general todo lo relacionado con la conservación”, señala.

Precisamente, el sector del congelado es uno de los que más está sufriendo los efectos, hasta el punto de que “en estos momentos interesa más trabajar el producto fresco que el congelado, tanto por el coste de conservación porque controlas más los stocks”.

En los productos elaborados en general “hay mayores costes ligados al cartonaje, los plásticos y la manipulación”, señala Lago, procesos que se están encareciendo en todas sus fases y que repercuten de modo claro en el coste de la cesta de la compra. El empresario estima que solo en los congelados el incremento de precios en Pontevedra “ronda entre el 5 y 10% en el precio final de venta” al público, “el producto congelado está disparado de precio”.

El empresario Miguel Lago, al frente de varios supermercados y tiendas de alimentación, estima que solo en los productos congelados el incremento de precios en Pontevedra “ronda entre el 5 y 10% en el precio final de venta” al público

decoration

Es un dato significativo, teniendo en cuenta que precisamente el informe de la OCU señala a estos productos congelados entre los pocos que bajan de precio en el conjunto del Estado, un efecto que no se percibe sobre el terreno en la Boa Vila, donde vendedores y profesionales de la alimentación constatan incrementos que rondan el 8 o el 10%, según los productos.

A nivel estatal, la OCU indica que las partidas que más han subido son los aceites y las grasas (20%), el agua mineral, los refrescos y los zumos (7,4%), la fruta fresca (4,6%), los huevos (3,5%) y la carne de ave (3,0%). Entre las pocas partidas que bajaron sus precios destacan las legumbres y hortalizas frescas (-1,3%) y el pescado, fresco y congelado (-1,2%).

No obstante, profesionales que acuden a diario al Mercado dudan de que realmente estas tres últimas partidas se hayan vuelto más asequibles en un año de alza generalizada ligada a los precios energéticos. Éstos han multiplicado tanto los costes del transporte como de la logística en el interior de las naves, mediante el uso de cargadores, elevadores, pequeños transportes etc.

En general, los profesionales también reconocen haber implementado medidas de ahorro, pautas de reducción de encendidos o nuevos acuerdos con las compañías buscando una reducción de sus tarifas eléctricas.

A nivel estatal, la OCU indica que las partidas que más han subido son los aceites y las grasas (20%), el agua mineral, los refrescos y los zumos (7,4%), la fruta fresca (4,6%), los huevos (3,5%) y la carne de ave (3,0%)

decoration

Es el caso de Laura Carrasco, al frente de la librería Cao, en la calle Sarmiento, que explica que “pude ajustar la tarifa con el plan comercio”, de modo que no está notando tanto el aumento en el recibo de la luz, “pero la primera vez, eso de mayo o junio, fue un susto, era hasta 4 veces más” que el montante habitual.

En su caso la alternativa es “intentar aumentar las ventas”, dado que “el libro está protegido y su precio regulado por ley. Eso en lo que respecta al libro de catálogo; es más flexible en el libro descatalogado pero también es más barato, así que no queda otra que buscar clientes”.

Éstos, por su parte, saben de primera mano lo que es el incremento de precios. Finita, vecina del centro histórico, explica de camino a la compra que “el recibo de la luz subió 15 euros en estos meses” a pesar de que, al igual que ella, masivamente los consumidores que disponen de esa posibilidad han ajustado sus horarios domésticos (lavadoras, secadoras, planchado y en general picos de consumo) a las franjas horarias con menor incremento de precios.

Los responsables de la tienda de delicatesen Mímate, ubicada en la calle Real/ Gustavo Santos

Los productos delicatesen, los más afectados con alzas de entre un 10% y un 300% en algunos tés y cafés


Si el tarifazo se percibe con claridad en el producto local, el efecto se multiplica en el delicatesen. La responsable de la tienda Mímate, en la calle Real, especializada este segmento, no oculta su estupor mientras consulta las notas para su próximo pedido de temporada.


“El 80% del pedido ha subido de precio”, lamenta, tanto por los proveedores como por los distribuidores. El efecto es tan intenso que ya le han confirmado que en tés y cafés de alta gama (importados desde China, Japón, África o Latinoamérica) los próximos incrementos serán “de entre un 10% como mínimo y hasta un 300%”, explica la profesional. Ésta confía en que en lo que respecta a las exquisiteces gallegas “la subida será menor”, pero lamenta el incremento generalizado porque, finalmente, “no queda otra que repercutir en el precio final, aún reduciendo el margen” de la tienda.

Compartir el artículo

stats