La plaza de A Verdura, en pleno centro histórico de la ciudad, ha permanecido esta mañana acordonada para permitir la retirada de un enjambre de abejas asentado en uno de los árboles de la zona. Hasta el lugar se desplazó un apicultor, que tuvo que utilizar una grúa para llegar a la colonia, situada a varios metros de altura.

El enjambre había sido inspeccionado horas antes por el Bomberos, que suelen encargarse de este tipo de trabajos en la ciudad, especialmente si se trata de nidos de avispas velutinas.

Sin embargo, el camión-escalera de los Bomberos no puede acceder a la plaza, por lo que se optó por un vehículo de menores dimensiones. En principio se apuntó que se trataba de abejas comunes, aunque algunos testigos indicaron que también habría algunos ejemplares de velutina.