El Concello de Poio ya está perfilando las medidas que adoptará para evitar el cierre de la sucursal de Abanca en Campelo. Así, acordaron solicitar una reunión con los responsables territoriales de la entidad bancaria, a quienes se les exigirá que se mantengan operativas todas las sucursales que existen en Poio, además de la instalación de un cajero automático en Raxó. Asimismo, el Concello no descarta cancelar las cuentas que mantiene abiertas con la firma.