Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Toda la magia de Harry Potter en una librería

Personas de toda Galicia visitan Depapeis, en Pontevedra, para adquirir productos del universo de J. K. Rowling

El Mapa Merodeador junto a una figura de Scamander. | // R. V.

Entrando a mano derecha se podría decir que el visitante se traslada por un momento a la Tienda de Varitas de Ollivanders, situada en Callejón Diagon, y es que una de las estanterías guarda las varitas de casi 90 protagonistas de la exitosa saga de Harry Potter. Aunque no se trata de la famosa tienda del callejón mágico empedrado de Londres, a la librería pontevedresa Depapeis llegan personas procedentes de diferentes puntos de Galicia para adquirir todo tipo de productos del universo creado por la autora británica Joanne K. Rowling.

Libros de cocina del mundo mágico, de defensa contra las artes oscuras, de criaturas mágicas, diferentes pociones, los horrocruxes en los que Tom Ryddle dividió su alma, copias del preciado Mapa del Merodeador, la snitch dorada o el sombre seleccionador reúnen toda la magia de Harry Potter en esta librería de la ciudad.

Manuel Quintana con dos varitas y el sombrero seleccionador. | // R. V.

Cuenta Conchi Barreiro que todo empezó por la admiración que sus hijos tenían por el joven aprendiz de mago. Cuando ya llevaba dos años con la librería decidió incorporar algunas ediciones más cuidadas de la saga de J.K. Rowling y viendo que generaba demanda entre sus clientes emprendió una aventura que la llevaría a especializarse cada vez más en el mundo mágico de Potter.

Primero llegaron un par de varitas mágicas y poco a poco fue introduciendo en las estanterías de su librería otros objetos de coleccionista, tales como la diadema de Ravenclaw o una réplica exacta del ajedrez mágico. Barreiro indica que “a día de hoy somos la única tienda en la ciudad especializada en Harry Potter, y solo tenemos constancia de que hay otra similar en A Coruña. Los clientes no suelen venir a por algo específico, cuando llegan se encuentran con la sorpresa”.

Las varitas mágicas de los gemelos Fred y George Weasly. | // R. VÁZQUEZ

Fans de todas las edades

Tanto la propietaria de esta librería situada en la calle Cruz Gallástegui como su hijo, Manuel Quintana, coinciden en que a ellos también les sorprenden las personas que llegan a la tienda para interesarse por sus productos, y es que apuntan que tienen clientes de todas las edades.

Manuel recuerda la anécdota de un pequeño de no más de seis años de edad que entró por la puerta pidiendo el segundo libro de la saga y cuando le fueron a dar la edición ilustrada replicó que ese no era el que quería, sino que “quería el de mayores que no tiene dibujos”. Quintana también cuenta que frente al escaparate se pueden ver a menudo pequeños de cuatro o cinco años de edad que ya saben de quién es cada varita y prueba de ello son las huellas de sus manitas en el cristal, de tanto señalarlas.

Asimismo, Conchi Barreiro comenta que una de sus clientas más asiduas es una mujer de 80 años de edad que incluso guarda en su colección la escoba del famoso mago: “Es fanática de Harry Potter y siempre le regala a sus nietos libros. Eso sí, conserva las primeras ediciones y esas son suyas y de nadie más”, afirma Conchi entre risas.

Depapeis prevé continuar ampliando su catálogo de productos y, mientras tanto, continuarán personalizando cartas de Hogwarts y encargándose de que lleguen a sus destinatarios.

Algunas de las varitas tienen una lista de espera de meses

Desde la elegante varita enredada con hiedra de Hermione Granger y la de Harry Potter hecha de acebo y con una pluma de fénix en su centro, hasta las varitas con hueso incrustado de los mortífagos, pasando por la de la temible Bellatrix Lestrange hecha de nogal y con núcleo de fibra de corazón de dragón y la de “‘El que no debe ser nombrado”, tan hermosa y elegante como letal. Si bien es cierto que cualquiera de los artículos relacionados con el universo de J.K. Rowling tiene tirón, sin duda el producto estrella en la librería Depapeis son las varitas mágicas, llegando incluso a tener estas una lista de espera de meses.

Todo empezó con la exposición de una varita que el propio Manuel Quintana había confeccionado cuando era más pequeño. Convenció a su madre para traer un par de ellas a la librería, las colocaron en el escaparate y la reacción no se hizo esperar. Aquellos “objetos mágicos” pronto generaron gran interés entre los pontevedreses y lo que había comenzado con tan solo tres varitas de los personajes más conocidos de la saga se convirtió en la balda de una estantería repleta de casi 90 réplicas diferentes. Conchi Barreiro explica que “casi siempre tenemos todas en tienda, aunque a veces se agotan y luego tenemos una lista de espera de meses.

Por ejemplo, de la varita de Hermione solemos tener siempre dos unidades, pero cuando se venden tardan en volver”. Asimismo, la responsable de Depapeis cuenta que en cuanto los clientes se sumergen en el mundo de las varitas, “ya no hay vuelta atrás”. En este sentido, comenta que primero los visitantes suelen interesarse por la de su mago o bruja favoritos y después acaban volvieron para hacerse con todas las de la casa que mejor los representa o con la que más se identifican. El precio de estos objetos varía en función de su presentación más que del personaje al que pertenece en sí mismo. Así, las más básicas cuestan unos 36 euros, mientras que las que emulan a las que se venden en Ollivanders en el Callejón Diagon alcanzan un precio de 38 euros. Por otra parte, existen otros objetos mágicos más especiales como pueden ser el noble bastón varita de Lucius Malfoy, cuyo coste se incrementa hasta los 100 euros, mientras que la réplica del paraguas del guardabosques Rubeus Hagrid, que en realidad esconde los restos de su vieja varita, roza los 70 euros. Conchi Barreiro destaca que no es “nada fácil” encontrar todos estos productos tan exclusivos, de ahí el éxito que llevan cosechando desde hace cuatro años. La venta de varitas de Harry Potter funciona y, tal y como dice Manuel, “otra cosa es si responden a su dueño o no”.

Compartir el artículo

stats