La quinta ola de la pandemia de COVID continúa remitiendo, aunque lentamente, en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés, que ha registrado una nueva bajada de casos activos. En total hay 2.662 infecciones activas, 41 menos que ayer, y se registraron 143 contagios nuevos en las últimas 24 horas a través de un total de 1.838 pruebas diagnósticas (entre PCR, antígenos y otras), según los datos facilitados por el Servizo Galego de Saúde.

Además, la presión hospitalaria se mantiene relativamente estable, con un paciente más ingresado en planta y uno menos en la UCI. Así, 28 personas están en planta de hospitalización, 24 de ellas en el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra, una en el Hospital QuirónSalud Miguel Domínguez Pontevedra y tres en el Hospital do Salnés, y otras seis personas están graves en la unidad de Cuidados Críticos del Hospital Montecelo. Asimismo, permanecen 2.628 positivos asintomáticos o con síntomas leves evolucionando en sus respectivos domicilios bajo supervisión médica. En las últimas 24 horas se tramitaron 184 altas médicas, con lo que se ha alcanzado la cifra de 16.898 personas que superaron la enfermedad desde el inicio del plan de contingencia.

También continúa la vacunación masiva de la población, con 3.410 personas de entre 20 y 29 años y con autocita convocadas para recibir la primera dosis de Pfizer en el Recinto Ferial. En el Hospital Montecelo se han citado a 250 personas mayores de 40 años, del turno de repesca, para recibir la vacuna de Janssen y otras cien han sido convocadas en el Hospital do Salnés.