Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo juguete sexual que distrae a los conductores de Pontevedra

Una de las vallas publicitarias situadas a la salida de la ciudad que llama la atención de todos los conductores.

Una de las vallas publicitarias situadas a la salida de la ciudad que llama la atención de todos los conductores. Gustavo Santos

Por una parte, cuenta un vibrador vaginal y un succionador de clítoris, pero lo que realmente lo hace más especial es que también incluye un succionador del famoso punto G. Las pilas ya son historia y se nutre de carga eléctrica y no sólo estamos hablando de un juguete sexual que consta de diferentes tipos de estimulación, sino que además estas se pueden controlar en función de lo que a cada una le apetezca.

Así es el nuevo juguete sexual que atrae todas las miradas de los conductores a la entrada y a la salida de la ciudad, y es que desde hace varias semanas las personas al volante no pueden evitar fijar la vista en las inmensas vallas publicitarias instaladas en la Avenida de Vigo y de la PO-308 a su paso por Poio que promociona la llegada del primer succionador del punto G a las tiendas de artículos eróticos de Pontevedra.

A Yaiza Caride le da la risa cuando se le pregunta qué tiene este nuevo juguete que está revolucionando a los pontevedreses y con un ademán contesta: “Vente, que te lo enseño”. Mientras se dirige a la estantería donde se sitúa el nuevo producto estrella, esta empleada de la tienda erótica El arca azul explica que la idea de promocionarlo “a lo grande” surgió con el objetivo de “continuar rompiendo el tabú y lograr que la gente se anime a hablar de sexualidad y, sobre todo, a experimentarla”.

Caride muestra en la caja el nuevo artículo de Revo, “un juguete súper potente con unas calidades maravillosas, ya que trabaja con ondas y facilita la estimulación del punto G, además de contar con vibración vaginal y el succionador de clítoris. También es sumergible, así que es perfecto para tener una cita estupenda contigo misma o con tu pareja”.

Yaiza Caride muestra el succionador Revo. | // G. S.

Yaiza señala que el boom del Satisfayer ayudó a romper el tabú en torno a la masturbación femenina, pero cuenta que “muchas personas llegaban a la tienda preguntando por él y desconocían la cantidad de artículos que hay disponibles y que se ajustaban más a sus gustos y necesidades”.

En este sentido, la pandemia del COVID también marcó un antes y un después, y es que Caride comenta que “durante el confinamiento la gente se animó a probar nuevas experiencias y se disparó la demanda de artículos que antes no generaban tanto interés, como por ejemplo los juguetes con control remoto”, indica la empleada de El arca azul. Otra de las consecuencias de la pandemia fue el incremento de la venta online, pero a pesar de ello, los clientes de la ciudad permanecen fieles a la tienda física, ya que “a la hora de seleccionar un producto, pesa más la atención personalizada”.

Durante el confinamiento se disparó la demanda de artículos que antes no generaban tanto interés

decoration

A este respecto, Yaiza Caride destaca que cada vez más existe un perfil de cliente con edades avanzadas, que se anima a dejar atrás los prejuicios y disfrutar del placer de conocerse a uno mismo, “algo que nos encanta”, concluye.

Esta misma percepción tiene Isabel Amorín, empleada de la otra tienda de artículos eróticos que encontramos en Pontevedra, El patio de atrás. Amorín indica que a raíz del furor que causó el lanzamiento del succionador de Satisfayer, se rompieron muchas barreras y esto contribuyó a que “muchas personas que eran reticentes a este tipo de productos porque lo consideraban pecado o como algo prohibido, se animaran a adquirir sus primeros juguetes porque vieron que era algo común y que había una mayor libertad al respecto, y nunca es tarde para probar estas experiencias”.

Isabel Amorín enseña un succionador de clítoris.

A la hora de hacer balance de las ventas en el contexto de la pandemia, Isabel Amorín comenta que la demanda que se disparó durante el confinamiento se ha seguido manteniendo y destaca que “aunque también notamos que aumentaban las ventas a través de la página web, la gente de Pontevedra y alrededores prefiere la tienda física por la atención personalizada que ofrecemos. Sobre todo porque mucha gente joven o mayor que se decidían a adquirir su primer juguete querían conocer las diferencias entre unos y otros o cuál era el que más se ajustaba a sus gustos”. En este sentido, Amorín cuenta que tuvieron que atender muchas más llamadas telefónicas en la pandemia que antes.

En cuanto a tendencias, la empleada de El patio de atrás asegura que los estimuladores de clítoris continúan vendiéndose bien, así como estimuladores del punto G y, por supuesto, el nuevo succionador.

Compartir el artículo

stats