Una veintena de miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) inició el pasado domingo su despliegue en Galicia en prevención contra posibles incendios forestales, según informó la Subdelegación del Gobierno. Desde el pasado 1 de agosto y hasta el próximo 30 de septiembre, el Quinto Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM V) tendrá como epicentro operativa la base militar General Morillo, en Figueirido.  

Compuesto por un elemento de reconocimiento (RECO) y un pelotón de intervención (PIEN), el batallón está integrado por una veintena de militares y ocho vehículos, incluidos dos ligeros, uno de transmisiones y tres camiones autobomba, además de otro nodriza y uno más de carga.

El establecimiento de este destacamento militar, como elemento de primera intervención del BIEM V, permitirá al Ejército intervenir en un plazo inferior a cuatro horas en caso de detectarse incendios forestales en Galicia en apoyo de las autoridades competentes en las emergencias y paliar así los efectos sobre la población civil, los bienes y el medio ambiente, según indica la Subdelegación del Gobierno.

Ese destacamento, con base operativa en Pontevedra, tendrá operatividad garantizada de forma continuada las 24 horas del día mediante relevos que se realizarán con periodicidad semanal y que permiten disponibilidad permanente del BIEM V, que cuenta con cerca de 500 militares para completar la respuesta del Estado en la lucha contra eventuales incendios forestales en Galicia.