La Corporación municipal de Poio ya ha iniciado los trámites para presentar una alegación conjunta contra el proyecto de construcción de un parque eólico en el Monte Castrove. El alcalde, Luciano Sobral, presidió el pasado jueves la primera sesión de una junta de portavoces en la que participan los cuatro grupos de la Corporación representados por sus portavoces: Marga Caldas, del Bloque Nacionalista Galego; Gregorio Agís, del Partido Socialista; Silvia Díaz, de Avante Poio y Ángel Moldes, del Partido Popular.

Así, la junta corroboró la postura adoptada ya en el pleno ordinario del mes de julio, en el que se impulsó una declaración institucional en respaldo a los vecinos y vecinas y a las personas que se pueden ver afectadas por este proyecto. Del mismo modo, se solicitó a la Xunta de Galicia que “deniegue las autorizaciones para ejecutar esta actuación”, así como “una petición a la Comunidade de Montes de San Xoán -propietaria de los terrenos en los que se emplazaría el parque eólico- para que también se oponga al proyecto”.

La próxima semana tendrá lugar una nueva junta de portavoces “para continuar avanzando en la elaboración de la alegación, que tendrá en cuanta las propuestas y sugestiones que realicen todos los grupos”.

Mesa de Sanidade

El Concello también remitió a la Xunta de Galicia los acuerdos alcanzados en la última convocatoria de la Mesa da Defensa dos Dereitos Sanitarios de Poio, que tuvo lugar el 16 de julio y en la que están representados todos los grupos de la Corporación municipal.

El edil de Sanidade y presidente de este órgano, Xosé Luís Martínez, definió estos acuerdos durante la pasada sesión plenaria ordinaria, en la que se demandó a la Consellería de Sanidade “la reposición del personal médico y de enfermería en los centros de salud del municipio,” así como “no cesar el servicio por las tardes en Anafáns durante el próximo mes de agosto”.

Además, el Concello también solicita “el mantenimiento de dos pediatras y que se dote de cobertura permanente al personal médico que compagina su labor en Anafáns y en Combarro”.

Por último, los integrantes de l Mesa acodaron instar a la Xunta de Galicia a que “incorpore más efectivos a los centros de salud, con el fin de evitar el colapso telefónico que se está produciendo en la actualidad”.