Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adif colocará en el municipio dos kilómetros de pantallas contra el ruido del tren en el Eje Atlántico

En Vilaboa, Barro, Portas y Caldas habrá otros cuatro kilómetros | Es necesario ocupar más de 120 fincas en los cinco municipios

El Alvia de Madrid llega a Pontevedra procedente de Santiago.

El Alvia de Madrid llega a Pontevedra procedente de Santiago. Rafa Vázquez

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha puesto en marcha un programa de expropiaciones y ocupaciones temporales de terrenos para instalar alrededor de seis kilómetros de barreras acústicas para mitigar el ruido que generan los trenes del Eje Atlántico a su paso por Vilaboa, Pontevedra, Barro, Portas y Caldas. La afección sobre el territorio se plantea para algo más de 120 fincas de los cinco municipios, de las que unas treinta serías expropiadas y en el resto solo se plantea un uso temporal durante las obras.

En total, se proyecta la instalación de unas ochenta barreras de este tipo, en varias formas, desde muros de hormigón con metacrilato hasta paredes metálicas.

En el caso del municipio capitalino, la previsión es instalar unas cuarenta que suman algo más de dos kilómetros, en varios puntos de las parroquias pero también en el casco urbano, desde las inmediaciones de la estación hasta la zona de A Seca. Así, está previsto una barrera de 124 metros en el entorno del puente sobre la calle Otero Pedrayo, otra de 56 a la altura de la Ciudad de Piedra, o 44 junto a la avenida de Buenos Aires hacia Monte Porreiro. Para ello, se expropiarían 27 fincas y se ocuparían temporalmente trece más.

En Vilaboa se plantea una longitud similar (algo más de 2.200 metros) en 26 barreras, mientras que en Barro se llegaría a los 1.200 metros con 13 paredes de este tipo. Caldas y Portas suman cinco muros que suman unos 250 metros.

El proyecto global se extiende a otros tramos del Eje Atlántico ferroviario, desde Redondela hasta Padrón, con un total de nueve kilómetros en 122 pantallas, de las que la mayor parte corresponde a la comarca de Pontevedra. Este proyecto, redactado en 2019, se reactiva ahora, coincidiendo con la puesta en servicio del nuevo enlace del tren Alvia entre Pontevedra y Madrid que discurre por esta línea de velocidad alta hasta Santiago y de ahí a Ourense, en vez de hacerlo por la vía convencional del Miño.

A la espera de estas pantallas en la AP-9

Mientras Adif pone en marcha este proyecto, los vecino que viven cerca de la AP-9 soportan el ruido del tráfico de la autopista sin apenas medidas, en especial en zonas como Mollabao, As Estrigueiras o A Barca. Hace años, se anunciaron posibles medidas en el tramo que discurre sobre la Casa del Mar en Mollabao. Se apostaba por la instalación de unos 370 metros de barreras acústicas, con una inversión que podría superar el medio millón de euros. Era el único sector de la autopista en la comarca donde se estudiaron medidas de este tipo, pero no llegaron a fraguar. En la actualidad, Audasa lleva a cabo reformas en el puente sobre la ría para reparar sus desperfectos.

Compartir el artículo

stats