La residencia de personas de la tercera edad de Campolongo ya es un espacio libre de COVID, al negativizar los tres usuarios contagiados en el pequeño brote registrado a mediados de mes y que hasta la fecha no habían superado la enfermedad. Así lo informaron fuentes de la Consellería de Sanidade que esta mañana anunciaron que en la actualidad permanecen activas 22 infecciones por COVID en centros geriátricos de toda la comunidad gallega.

Para tranquilidad de usuarios, familiares y profesionales, las últimas altas de las que estaba pendiente el centro público pontevedrés fueron tramitadas en las últimas horas y se da por controlado el brote que fuera detectado el pasado 12 de julio, cuando se diagnosticaron dos positivos entre los usuarios. Tras aquel diagnóstico, en los días siguientes fueron detectados cinco nuevos contagios, de manera que en total fueron siete usuarios los que contrajeron el virus, siendo la residencia de Campolongo la única de Galicia con casos activos entre sus residentes en aquel momento.

Este brote se detectó a raíz de la presencia de síntomas leves en un usuario y tras la detección del primer positivo, se procedió a realizar un cribado entre todos los residentes, que arrojó seis nuevos casos, todos ellos asintomáticos. Posteriormente, uno de los usuarios tuvo que ser hospitalizado en Montecelo "por precaución", porque aunque su estado no revestía de gravedad y los síntomas que presentaba eran muy leves, sí tenía unas décimas de fiebre.

En su momento, el director del Centro Galego de Desenvolvemento Integral (Cegadi), Constantino Piñeiro, confirmó que de los 88 usuarios del centro residencial de Pontevedra solamente uno se encuentra sin vacunar por decisión propia, aunque no era ninguno de los positivos.

La sospecha de contagio en la residencia de mayores surgió a raíz de una visita de familiares, lo que llevó a hacer un cribado puntual. La persona que posteriormente fue hospitalizada resultó ser la que dio positivo en un primer momento.

En su día, el director del Cegadi celebraba que el comportamiento del virus con los usuarios de residencias públicas “no ha tenido nada que ver con la etapa anterior a la vacunación” y envió un mensaje de tranquilidad a las familias que ahora se ve reforzado al negativizar todos los usuarios del centro.

En la actualidad, las residencias de mayores de Galicia concentran 22 positivos en usuarios, de los cuales 19 se encuentran en el centro Santo Estebo de Perlío en Fene; dos en la Bo Día Magnolio de Vigo y uno en la Residencia de Val do Dubra, en A Coruña.