Jornada de intensas protestas de los trabajadores de la fábrica de Ence en Pontevedra. Tras una reunión con la subdelegada del Gobierno, de la que salieron defraudados por falta de soluciones, los empleados decidieron manifestarse por las calles Alameda y San Roque, cortando ambas vías con contenedores. Posteriormente se concentraron en la salida de la autovía de Marín y en la entrada en la ciudad de Pontevedra, bloqueando el acceso al centro urbano. Alrededor de las 12:30, las entradas a la ciudad por Orillamar y la autovía de Marín estaban colapsadas de tráfico.

La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, les emplazó a principios de septiembre para retomar el diálogo. Los trabajadores no aceptan este plazo y exigen la convocatoria de la mesa de trabajo ya. Demandan también una respuesta de la Xunta de Galicia y de la propia empresa sobre las posibilidades de traslado de la pastera. Desde que la Audiencia Nacional sentenció que la concesión debe expirar en 2033, el comité de empresa ha recrudecido sus protestas.

El presidente del comité de fábrica, Pablo Bacariza, admite que no sabe "qué ocurrirá hoy", porque "la gente están muy cabreada" y no acepta más dilaciones. "En caso contrario estamos abocados a un cierre inmediato y es algo que no vamos a permitir", añade Bacariza.

La protesta se trasladó pasadas las 13:00 a la sede de la Xunta de Galicia en Pontevedra, donde los trabajadores esperaban ser recibidos por el delegado territorial. Previamente, en la avenida María Victoria Moreno, se han producido los primeros enfrentamientos con la Policía, al derribar los trabajadores unos contenedores. La Policía ha defendido los depósitos respondiendo con el uso de las defensas.

Los representantes del comité de fábrica de Ence fueron recibidos por la jefa de gabinete del delegado territorial de la Xunta en Pontevedra. "Parece que todos están de vacaciones, el mundo está de vacaciones, nosotros no tenemos vacaciones", dijo el secretario del Comité de Empresa Pablo Bacariza, tras la breve reunión. Los trabajadores pidieron en la delegación de la Xunta una entrevista urgente con el conselleiro de Economía, Francisco Conde. Quieren que este encuentro se produzca cuanto antes sin esperar a septiembre, que es el plazo que les dieron en la Subdelegación del Gobierno. Tras esto dieron por finalizada la movilización, pero se emplazaron a próximas protestas.

La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, informó a través de un comunicado que trasladó a los trabajadores “nuevamente, como ya había realizado el delegado del Gobierno y la propia ministra de Transición Ecológica”, que “el Gobierno de España está dispuesto a apoyar el mantenimiento de los puestos de trabajo de la planta de Ence en Pontevedra”.

La subdelegada transmitió también “que las sentencias judiciales están para cumplirlas y acatarlas como no puede ser de otra manera”. Asimismo, explicó que “en este momento a última palabra la tendrá el Tribunal Supremo, si finalmente la empresa decide recurrir la sentencia de la Audiencia Nacional como así anunció a los medios de comunicación”.

Respecto a la petición del comité de reunir la mesa de negociación, Larriba trasladó “el compromiso del secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, de convocar una nueva reunión de la mesa en el mes de septiembre”. No obstante, recordó “que aún hace escasos días que la empresa remitió al ministerio los estudios sobre su localización que se les habían solicitado en el encuentro del pasado mes de abril”.

La subdelegada indicó, por último, que “un encuentro de esta mesa sin que la propia empresa y la Xunta de Galicia —que es quien ostenta las competencias en materia de política industrial y de suelo— expongan ninguna alternativa, tras la clarificación que supuso la sentencia de la Audiencia Nacional, parece que no tendría mucha viabilidad, no obstante el compromiso del secretario de Estado de convocar la mesa a la mayor brevedad es firme, incluso para analizar el posible recurso a la sentencia que la empresa ya anunció que va a presentar”.