La Diputación de Pontevedra vuelve a ver revalidado el apoyo europeo a su modelo de movilidad segura, amable y sostenible al haber obtenido una nueva aportación del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (Idae) para reducir la huella de carbono en la provincia.

En esta ocasión, la subvención, que asciende a 170.000 euros, servirá para financiar la construcción de la senda peatonal en la EP-0206, que transcurre entre Ponte Caldelas y el lugar de Parada en el propio ayuntamiento de Ponte Caldelas. Se trata de un proyecto que se encuentra en sintonía con el modelo que impulsa la institución provincial al tener como objetivo, mediante actuaciones de movilidad peatonal, reducir el consumo final de energía y las emisiones de dióxido de carbono.

La aportación del Idae supone el 80% del presupuesto que asciende a 212.179 euros y que permitirá la creación de un recorrido seguro para los peatones desde el núcleo urbano hasta las viviendas que se encuentran en el lugar de Parada.

Asimismo, la senda contará con uno ancho mínimo de 2,5 metros y cumplirá con los requisitos de accesibilidad para que todas las personas puedan disfrutar de ella. Las obras incluyen también trabajos de demoliciones y movimientos de tierras, pavimentación, drenaje, señalización del sendero y diferentes actuaciones en la red de alumbrado público.