Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solitaria procesión de Santiaguiño

Los fieles no pudieron acompañar a la imagen por el recorrido

Los veicnos esperan en sus puertas para ver pasar la imagen. | // SANTOS ÁLVAREZ

Las celebraciones religiosas se adaptan a los tiempos y restricciones de la crisis sanitaria y así tuvo que hacerlo también la celebración las fiestas de Santiaguiño.

De este modo la parroquia de Santa María de O Burgo celebró una procesión “privada” en la tradicional ofrenda de las uvas y el maíz, una de las ceremonias centrales del fin de semana del Apóstol y que servía de anticipo de los actos del Día de Galicia.

Al finalizar la misa de la última novena en la tarde de ayer, en torno a las 20 horas, el párroco, Javier Porro, pidió a los asistentes a la misa que no acompañasen a la imagen por seguridad. Así, paseó la imagen de Santiago peregrino, llevado por los voluntarios y un grupo de gaiteiros con la única compañía del párroco, sin feligreses. Algunos vecinos esperaron a las puertas de las casas para poder ver la imagen pasar hasta la casa de la familia Couto, donde se realiza cada año la ofrenda y regresar a la iglesia.

En esta ceremonia tradicionalmente los fieles ofrendan cada año los primeros racimos de uvas y mazorcas de maíz de la cosecha a la pequeña imagen del Apóstol, conocida familiarmente como “Santiaguiño”. Se trata de una tradición que se renueva en una finca de A Santiña, en Lérez –donde según la tradición el santo se sentó a descansar y fue auxiliado por unos vecinos– y que cada año abre las fiestas en honor al patrón del barrio.

En la mañana de hoy, a las 12.30 horas se celebra la misa en honor a Santiago peregrino.

Cabe recordar que ya el pasado año se suspendió la procesión, si bien tras la misa una pequeña comitiva acompañó a la imagen hasta la ofrenda.

Compartir el artículo

stats