Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Un parque eólico de 20 millones de euros en el Castrove?

Transporte de material eólico en el puerto de Marín

Transporte de material eólico en el puerto de Marín FdV

La sociedad Parque Eólico Cadaval y Ventoso S.L. tiene en marcha un plan para crear un complejo de aerogeneradores en el monte Castrove, que incidiría en territorios de los municipios de Pontevedra, Poio, Barro y Meis dentro de las 587 hectáreas de afección integral del parque y sus instalaciones. Así consta en el proyecto que la Xunta acaba de exponer al público para proceder a su análisis de impacto ambiental.

En medio de la oleada de parque eólicos que invade toda Galicia, con especial incidencia en la comarca pontevedresa (desde Cerdedo-Cotobade hasta Ponte Caldelas), el proyecto del Castrove se diseña con 24,00 MW de potencia nominal y estaría integrado por cuatro aerogeneradores tripala de 170 metros de diámetro y de 6.000 kW de potencia unitaria y 115 metros de altura de buje, según los datos que figuran en la documentación expuesta. Se localizan en suelo de Poio, Meis y Pontevedra. La inversión total se cifra en 20.501.730,85 euros.

Se subraya que “cada aeroturbina genera energía a 690 V, la cual se eleva a 30 kV en el transformador de 6.500 kVA de potencia aparente que hay alojado en el interior de la góndola. Los aerogeneradores se conectarán entre así a través de los correspondientes conductores enterrados y cabinas de entrada-salida de línea de forma que se constituirán dos líneas de generación en 30 kV, las cuales se tenderán soterradas en zanja hasta la subestación del parque eólico 30/66 kV”.

Además, “se proyecta la instalación de una torre de 115 metros de altura de buje, de geometría troncocónica, construida en acero, y dividida en secciones unidas mediante bridas atornilladas. La torre cuenta con sus correspondientes plataformas, escaleras de servicio, elevador, alumbrado de servicio y emergencia, así como con bandejas para el paso del cableado de control y potencia. Aloja en su plataforma inferior los armarios de base de torre y UPS y la celda de media tensión, y en su plataforma superior elementos que dan servicio a los equipos de la góndola. La unión de la cimentación con la torre se realiza mediante virola embebida en hormigón”.

Medio ambiente

El proyecto indica que “como consecuencia de la necesidad creciente de energía dentro de una situación de respeto ambiental, se hacen necesarias políticas energéticas encaminadas a conservar, ahorrar y emplear más eficazmente la energía que consumimos e incrementar la aportación de las energías renovables”.

Añade que “la producción de energía eléctrica a partir del aprovechamiento del recurso eólico representa una de las técnicas más respetuosas con el medio ambiente y mejor valorada respecto a los efectos sobre el cambio climático. La operación de un parque eólico no supone ningún tipo de emisiones a la atmósfera, lo que convierte esta energía en uno de los motores de cambio social de acuerdo con los compromisos europeos enmarcados en el Protocolo de Kyoto”. Pese a estas “ventajas”, la ubicación de estos parques suele levantar recelo y oposición entre los vecinos afectados y varios concellos de la comarca han mostrado su desacuerdo con estas instalaciones con la presentación de numerosas alegaciones.

La empresa promotora subraya que “Galicia es uno de los referentes, por potencia eólica instalada, a escala mundial, como consecuencia de unas condiciones orográficas y climáticas idóneas, que la iniciativa privada ha sabido desarrollar a través de distintos proyectos, amparándose en la normativa autonómica vigente en cada momento, unido al gran avance tecnológico de la energía eólica, que la dota de una alta eficiencia y a su carácter renovable por la no emisión de gases contaminantes a la atmósfera”.

Normativa

Recuerda que “en octubre de 2017, el Gobierno Gallego aprueba la ley de fomento de implantación de iniciativas empresariales en Galicia, que incluye, entre otras, medidas destinadas a la dinamización del sector eólico en la comunidad. Concretamente, se modifica el marco regulatorio anterior para adaptarlo a la nueva Ley del Sector Eléctrico que culmina el proceso de liberalización del sector. El objetivo de esta nueva Ley es favorecer el desarrollo sostenible de la energía eólica de una manera continuada en el tiempo y garantizando la protección del medio ambiente y en especial la protección a la Red Natura 2000, todo ello en el marco de la planificación territorial definida en el vigente Plan Sectorial Eólico de Galicia”.

Hace una década ya se planteó un parque eólico en el Castrove, que entonces no salió adelante. Su promotor era otra empresa si bien se afectaba a los mismos municipios que ahora, Poio, Pontevedra, Meis y Barro. Aquel proyecto partía con un presupuesto inicial de casi siete millones de euros y con una potencia de seis MW, cuatro veces menos que el actual. La pretensión de la empresa era instalar dos aerogeneradores de más de 120 metros de altura cada uno, palas de más de 54 metros y un peso total de 70 toneladas.

Características

1 Una potencia nominal de 24 MW

El parque eólico que se persigue en el Castrove tendría una potencia de 24 MW, con cuatro aerogeneradores

2 Envergadura de 170 metros

Con una altura hasta el buje de 115 metros, el diámetro de las tres palas de cada molino llegaría a los 170 metros.

Representantes de la plataforma vecinal FdV

Cientos de alegaciones contra los planes Siroco, Tramontana y Rula

La plataforma Asieólicosnon, que agrupa a vecinos de los municipios de Cerdedo-Cotobade, Ponte Caldelas y Forcarei, se concentró ayer en el primero de estos concellos, en Carballedo, para entregar más de 600 alegaciones contra los proyectos eólicos Siroco, Tramontana y Rula. Además se solicita al Concello que ratifique el acuerdo del pasado 27 de junio en el que ofrecía asistencia técnica y jurídica a los afectados.El BNG de Cerdedo-Cotobade también formuló sus propias alegaciones contra estos tres planes. Aunque todos coinciden en defender la energía eólica como alternativa más ecológica, el BNG alerta de la “avalancha incontrolada y sin planificación” de este tipo de actuaciones, que “afectan a viviendas y terrenos que perderán valor por estar encuadrados en las poligonales de los parques eólicos”.

Compartir el artículo

stats