Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las nuevas restricciones y positivos entre invitados llevan a aplazar bodas y eventos

El sector hotelero resiste en Sanxenxo con la ocupación prevista, en torno a un 70% | Sanidade ofrece hoy la realización de test de antígenos en la plaza de España

Turistas en una terraza en Sanxenxo.   | // RAFA VÁZQUEZ

Turistas en una terraza en Sanxenxo. | // RAFA VÁZQUEZ

Esta madrugada entraron en vigor las nuevas medidas para frenar la propagación del virus en Galicia, entre las que destacan la exigencia de presentar una prueba PCR o de antígenos negativa o el certificado de vacunación para acceder al interior de la hostelería en los municipios que se encuentran en nivel máximo y alto. Es el caso de Sanxenxo –en nivel máximo– y de Pontevedra, Poio y Marín –en nivel alto–. Este requisito, unido a la preocupación de la población por el repunte de contagios en la zona, está llevando a cancelar bodas y eventos.

Según varios organizadores de eventos contactados por FARO, la situación actual es de “incertidumbre total” por los cambios constantes en las medidas de seguridad, que se actualizan cada martes en la reunión del comité clínico que asesora a la Xunta, algo que les obliga a tener varias alternativas para evitar cancelar los eventos. Aún así, la incidencia del virus no respeta las bodas ni las comuniones ni los bautizos, pues la detección de positivos entre los invitados ha llevado también a la cancelación de muchas de estas citas en Pontevedra y la comarca.

“Tanto los novios como los invitados suelen hacerse test como prevención, incluso aunque estén ya vacunados, y los test rápidos de las farmacias han ayudado mucho en esto”, comentan desde Elefantes de Cacharrería, que lamenta que este año no está siendo como esperaban: “Pensábamos que este iba a ser el verano de los eventos, pero no, mucha gente aplazó sus celebraciones a 2022”.

El presidente del Consorcio de Empresarios Turísticos de Sanxenxo (CETS), Alfonso Martínez, señaló que a pesar de los cambios en las medidas y de la alta incidencia del virus en el municipio costero, la ocupación hotelera está en las cifras previstas hace ya varias semanas, en torno a un 70%, y las cancelaciones que se han producido están “dentro de lo habitual de todas las temporadas estivales”, no se han agravado por la situación y, además, en la mayoría de los casos se han podido cubrir con nuevas reservas.

Además, las políticas de cancelación están adaptadas a la situación, ofreciendo más facilidades a los clientes, por lo que si no se ha producido ya una caída masiva, no parece que vaya a haber un desplome en la ocupación. “El tiempo no está ayudando mucho y eso nos hace bajar las reservas de última hora. Sobre todo, porque este año la gran mayoría del turismo ha venido en coche. Preocupa que la gente que pensaba hacer una escapada a Sanxenxo el fin de semana busque otra alternativa”, explicó Alfonso Martínez, que apuntó que la mayoría de los turistas son procedentes de Galicia, Asturias, Madrid, Castilla y León y algo de Portugal, aunque menos en comparación con años anteriores.

En cuanto a las restricciones, el presidente del CETS reconoce que “cuanto más difícil se lo pongas a la gente, más nos va a perjudicar al sector”, por lo que están “preocupados”. Sin embargo, considera que “esto depende de la responsabilidad de todos”, por eso pide a la gente que sea “solidaria” y cumpla escrupulosamente con las medidas de seguridad para contener el virus y que la situación mejore cuanto antes, porque “perder un verano en Sanxenxo cuando las previsiones eran buenas nos va a pasar factura. A principios de junio nadie pensaba que llegaríamos a esta situación, se ha torcido bastante la cosa”.

Test en la plaza de España

La Xunta de Galicia habilitará durante la jornada de hoy dispositivos móviles en diferentes puntos de las siete grandes ciudades gallegas, en los que se ofrecerá la realización de test de antígenos a aquella población que no disponga de la pauta completa de vacunación, así como la expedición del correspondiente certificado con el resultado de esta prueba. Este dispositivo, que en el caso de Pontevedra estará instalado en la plaza de España, contará con personal de enfermería y funcionará en horario de mañana de 12.00 a 14.00 y en horario de tarde de 17.00 a 20.00 horas.

Además, tendrá lugar en el Auto COVID del Hospital Provincial un cribado poblacional para personas de entre 16 y 35 años.

Por otra parte, según informó las consellerías de Política Social y Sanidade, dos usuarios de la residencia de Campolongo han salido de la lista de contagios. Así, en el centro pontevedrés hay cinco usuarios contagios con COVID.

Compartir el artículo

stats