Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto Vilas / Pianista

“Pretendemos que no haya un liderazgo, que todo sea colectivo en la creación”

Tres destacados representantes del jazz gallego despiden hoy las Noitadas de Jazz con “Circus”

Noli Torres, Alberto Vilas y José Manuel Díaz, integrantes de “Circus”. | // MIGUEL ESTIMA

Las Noitadas de Jazz, cita del verano con el mejor jazz gallego, se despiden esta noche de la mano de “Circus”, el proyecto que forman el pianista Alberto Vilas, el contrabajista José Manuel Díaz y el batería Noli Torres, tres músicos de trayectorias amplias, pero dispares, que encuentran en este proyecto un espacio común en el que confluyen sus experiencias y desde el que explorar nuevos sonidos.

El repertorio es original, hay muchos temas que son originales, muy especiales y diferentes. Y luego está combinado con versiones de clásicos de cantautores y música latinoamericana

decoration

–¿Qué propuesta va a poder escuchar el público esta noche en A Ferrería?

“Circus” es un trío, el típico trío de jazz en principio, pero lo que ofrece es algo completamente diferente en cuanto a repertorio y a creatividad. Es un trío en el que pretendemos que no haya un liderazgo, sino que sea todo colectivo, tanto en lo que respecta a la creación como también en arreglos y decisiones del propio grupo. De ahí el hecho de que se llame “Circus” y no lleve el nombre de uno de los autores de los temas, como es habitual en este tipo de formaciones.

–Porque los temas son originales…

–El repertorio es original, hay muchos temas que son originales, muy especiales y diferentes. Y luego está combinado con versiones de clásicos de cantautores y música latinoamericana, sobre todo, que escuchamos toda la vida cualquiera de nosotros y que nos gustaron desde siempre. Lo que hacemos son versiones, adaptaciones y arreglos, también muy especiales, de esa música, evidentemente sin la letra, sin la voz, que es lo que caracteriza a ese tipo de repertorio, de Silvia Rodríguez, de Violeta Parra, de Pablo Milanés… Todos muy conocidos.

–¿Cómo está siendo esta vuelta a la música en vivo?

Lenta, difícil, ya cansada. Resistir en estos momentos es toda una hazaña porque ya es muchísimo tiempo, parecía que esto iba a terminar, que íbamos a empezar a poder vivir otra vez con normalidad. Pero todo indica que no va a ser así y este verano está siendo muy tímido el regreso, más de lo que desearíamos, como lo fue todo el otoño, el invierno, la primavera. Y, bueno, supongo que esto le pasará mucha factura a todos, aunque nosotros que nos dedicamos a músicas más minoritarias, menos de verano, lo notamos menos, porque nuestro público es diferente, no es el de las masas, ni el de los grandes festivales.

Creo que fue importante continuar. Y sin necesidad de las grandes masas, de eso en lo que se convirtieron a veces los conciertos, que parecía que era una cuestión de números y no creo que tenga que ser así, la música se inventó para la cercanía

decoration

–Además en su caso ha seguido manteniendo el contacto con el público, tanto durante la pandemia como inmediatamente que se pudieron celebrar conciertos

–Sí, en los primeros momentos, a nivel individual fue así. Si hay diez personas yo voy a tocar; esto no se puede parar, ni puede ser todo tanta oscuridad, tiene que haber un punto de luz, con todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad, pero creo que fue importante continuar. Y sin necesidad de las grandes masas, de eso en lo que se convirtieron a veces los conciertos, que parecía que era una cuestión de números y no creo que tenga que ser así, la música se inventó para la cercanía, no para otras cosas grandes que forman parte de otros negocios, más del espectáculo y no tanto de la conexión con la música.

La vuelta a la música en vivo está siendo lenta, difícil, ya cansada. Resistir en estos momentos es toda una hazaña porque ya es muchísimo tiempo, parecía que esto iba a terminar, que íbamos a empezar a poder vivir otra vez con normalidad

decoration

–Es profesor en el Conservatorio Manuel Quiroga ¿cómo ha sido este curso?

Este curso fue muy duro, muy triste en el Conservatorio. Los alumnos llegaban allí con su mascarilla, pasaban el control de temperatura, se iban solos al aula, sin conversaciones, salían por otra puerta y no había apenas interacción entre ellos. Tampoco había actividades apenas, más que las audiciones a las que no podían asistir ni sus familias. Entonces se ha notado muchísimo toda esa pena, ha sido un curso muy triste que esperemos que no se repita, por favor, porque es muy difícil. Me preocupa especialmente la repercusión que la pandemia está teniendo sobre el abandono escolar, que es muy alta.

Compartir el artículo

stats