Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ausencia del “multamóvil” de la calle no subió las infracciones

El “multamóvil” cuando aún patrullaba las calles. Gustavo Santos

Su sistema de control del estacionamiento en la calle, mediante cámaras y programas informáticos, ha registrado constantes averías durante todo el año 2021, por lo que su operatividad en la red viaria urbana ha sido muy escasa en estos meses. Pero su ausencia no ha provocado un aumento de las infracciones en el uso de las plazas de servicios, limitadas a un máximo de 15 minutos. Así lo apunta la concejala de Seguridade Cidadá, Eva Villaverde, al analizar los “efectos disuasorios” que desde 2014 hasta este año ha tenido el “multamóvil” entre los conductores pontevedreses. “Nadie se ha dado cuenta de que no estaba en la calle, lo que deja claro que los ciudadanos ya tienen perfectamente interiorizado” el sistema de rotación de las plazas de servicios que existen en la mayor parte de la ciudad.

Eso sí, aunque los aparatos de este vehículo específico han estado de reparaciones en Madrid casi todo el año, la vigilancia de la Policía Local se ha mantenido, aunque de una forma más “artesanal”, mediante la anotación de los coches aparcados en estos estacionamientos, para realizar después una comprobación visual.

El sistema instalado en el “multamóvil” realizaba esa función de forma automática, con toma de fotografías y otros mecanismos. En “cuestión de días” estará en servicio el nuevo aparato de control. “Se trata de un sistema mucho más avanzado y portátil; se lleva en un maletín y puede disponer de dos cámaras, una para cada lado de la calle, y que se puede llevar en cualquier coche”, explica la concejala, que no revela cuándo estará en servicio para no otorgar un “margen de maniobra” a posibles infractores. Solo dice que “será en breve” porque “ya está en pruebas”.

Pero en realidad, “lo habitual es que se sigan las normas y no se detectó un aumento del tiempo de uso de las plazas de servicios”, insiste la edil de Seguridade Cidadá, “lo que demuestra que la mera presencia del “ollomóbil” (como prefiere denominarlo el gobierno local) ya tiene un efecto disuasorio y sirve para concienciar a los conductores”. De hecho, este coche llegó a realizar patrullas en las calles mientras se reparaban sus aparatos, sin realizar ninguna función, “solo para que se le viese”, admite Villaverde.

La concejala subraya que el “multamóvil” se implantó en 2014 y “el primer año sí se registró un aumento de las denuncias porque el objetivo era dejar constancia de su presencia, pero a partir de ahí, la tendencia de multas fue a la baja, lo que demuestra –según insiste una vez más– en que el modelo de estacionamiento funciona”.

El pasado año formuló 1.414 denuncias, un tercio del total

Las denuncias cursadas por el conocido como “multamóvil” –que el Concello prefiere denominar “ollomóbil”– suponen el 33% de la totalidad de infracciones de estacionamiento denuncias por la Policía de Pontevedra en todo 2020. Desde entonces, su funcionamiento ha sido muy escaso por las averías. Del total de 4.304 denuncias tramitadas por los agentes municipales, un total de 1.414 procedían del control que realiza el “multamóvil” en las calles de la ciudad.

Las denuncias por “estacionar en una parte de la vía reservada para el servicio de determinados usuarios” (zona de servicios, superando el tiempo máximo autorizado de 15 minutos), representan el 79% de las denuncias realizadas.

Desglosando las multas de aparcamiento, el 73% de estas sanciones se derivan de estacionamientos indebidos en los aparcamientos de 15 minutos (1.114 denuncias del Multamóvil, de un total de 1.526) y un 57% son de paradas en zonas peatonales (49 multas de un total de 86). El aparcamiento indebido en zona de carga y descarga es la siguiente infracción más registrada por este vehículo con cámara de vídeo, que presentó 134 denuncias del total de 630 de todo el año, es decir, el 21,3 por ciento del total.

Compartir el artículo

stats