La Comunidad de Montes de San Xoán de Poio acaba de finalizar la construcción y puesta en servicio de nuevos asadores y parrillas en el Área Recreativa de O Castro, en el monte Castrove, que recupera así una actividad muy tradicional en esa zona pero que ha estado "vetada" durante años, como en otras áreas de la comarca.

La instalación, autorizada por la Consellería de Medio Rural se ha realizado con fondos de la comunidad de montes y con la ayuda de la empresa Ence. Los vecinos destacan que "cumple con todos los requisitos de seguridad" e incluye dieciséis asadores cubiertos que desde el pasado fin de semana ya están disponibles para todos los usuarios en un área recreativa situada muy cerca del Bosque de Colón de Poio y del campo de golf del Castrove.

Las parrillas estarán operativas todo el año excepto cuando el índice de riesgo de incendio forestal evaluado diariamente por Medio Rural sea "extremo". En situaciones de índice bajo, moderado, alto o muy alto, se permite su uso.

Con motivo de la puerta en servicio de los asadores, el presidente de la Comunidad de Montes de San Xoán, José Rodríguez Couselo, invita a todkos los vecinos a "volver a disfrutar del monte Castrove, utilizando las instalaciones de forma respetuosa con el medio ambiente y con la situación sanitaria actual".

Recuerda que el uso del fuego para asar en el bosque quedó prohibido tras la entrada en vigor de la Ley 3/2007 de prevención y defensa contra incendios forestales, y en los últimos años la comunidad de montes ha trabajado para desarrollar un proyecto que cumpla con las estrictas normas y estándares. en vigor.

Rodríguez Couselo explicó que la construcción de las parrillas convierte a O Castrove "en uno de los pocos lugares de la provincia con instalaciones autorizadas y seguras para hacer comidas en el monte", y destacó que, para el verano, junto con la instalación de las parrillas, los comuneros hicieron tareas de limpieza y acondicionamiento del área recreativa, "para uso y disfrute de todos". Con esta acción, la Comunidad de Montes de San Xoán espera revitalizar una zona "muy querida y utilizada históricamente por los vecinos de toda la zona".